La misma casa, las mismas vacaciones,
dos precios diferentes