Alojamiento en Mallorca

Selección de Apartamentos en Mallorca

Más apartamentos vacacionales en Mallorca por elegir

Encuentra más apartamentos en Mallorca para estas vacaciones. Aquí concentramos todos los alquileres vacacionales de la isla publicados en más de 100 webs distintas para ofrecerte apartamentos por días hasta un 30% más baratos. Deja de buscar una por una y consigue alojamiento en Mallorca desde 23€. Este es uno de los grandes destinos de vacaciones verano tras verano, por lo que cuenta con una de las mayores ofertas de alojamiento vacacional del país. Miles de opciones repartidas en los pueblos más bellos de la isla mallorquina: Andratx, Sóller, Alcúdia o Santanyí, entre muchos otros. Por eso, los apartamentos vacacionales en Mallorca te permitirán alojarte dónde mejor te venga, para una experiencia local. Muchos lugares increíbles te esperan en la mayor de las Islas Baleares, sea cual sea el objetivo de tu viaje. Por un lado, tienes calas y playas impresionantes como las de Es Trenc, Cala Varques o Cala Llamp; por el otro, entornos naturales como la Sierra de Tramuntana, íntegramente Patrimonio de la Humanidad, o la Isla de Cabrera; y, por último, monumentos únicos como la Catedral de Palma, el Castell de Bellver o el Monasterio de LLuc. Una extensa lista que requerirá de al menos un fin de semana para conocerlos todos y nada mejor que la flexibilidad de un alojamiento por días en Mallorca para encontrar dónde dormir justo durante el periodo elegido. Ajustado a tus necesidades temporales, geográficas y también económicas. Aquí tienes más opciones que en ningún otro sitio, ya que incluimos todos los alquileres vacacionales de los mejores. Siempre con el precio de la mejor web preseleccionado, de modo que en todo momento estarás viendo los apartamentos más baratos en Mallorca para una reserva al mejor precio. ¿Necesitas más motivos para reservar ya?

Conociendo la isla mallorquina

Mallorca es la isla de mayor tamaño en el archipiélago balear, siendo ese además el origen de su nombre en latín: insula maior. Pero no sólo lo es en su comunidad autónoma; sino que también es la de mayores dimensiones del país, con 3.640 kilómetros cuadrados. Con Menorca en el noreste e Ibiza y Formentera en el suroeste, la isla balear más céntrica agrega a su gran valor medioambiental una historia y una tradición muy profunda y propia. Del Neolítico datan los primeros hallazgos de cobre en territorio mallorquín; mientras que, al igual que su vecina menorquina, conserva en menor medida restos de yacimientos arqueológicos de la época talayótica en lugares como el Puig de sa Morisca. Sin embargo, el yacimiento más importante llegaría siglos después, en la época romana, y en el extremo opuesto de la isla, Alcúdia. Hablamos de los restos de la antigua ciudad romana de Pollentia, que fue fundada en el siglo I a.C y convertida en necrópolis en el siglo VI d.C. Sin embargo, el acontecimiento histórico más importante la isla se produjo en 1229, cuando Jaume I el Conquistador derrotó a los musulmanes y Mallorca pasó a dominios de la Corona de Aragón. Como homenaje a la victoria, ese mismo año empezó a construirse la famosa Catedral de Santa María de Mallorca, uno de los símbolos de la isla. Desde entonces, Mallorca ha pasado de una tradición principalmente ganadera a ser un importante destino turístico tanto a nivel nacional como internacional. Y lo es especialmente gracias a su playas paradisiacas y al buen tiempo que ofrece durante la mayor parte del año, con núcleos costeros reconocidos mundialmente como Magaluf, El Arenal o Alcúdia. Todos ellos con un inacabable inventario de alquileres vacacionales con vistas el Mediterráneo, por lo que es posible encontrar apartamentos vacacionales en cualquier punto de Mallorca. Por ello, te ayudará conocer cuáles son los mejores lugares para dormir en isla, según sean tus intenciones.

  • Palma de Mallorca: es la capital de la isla y la ciudad que mayores posibilidades ofrece, especialmente culturales y comerciales. La Catedral de Mallorca, El Baluard y el Castell de Bellver son sus grandes monumentos; mientras que el Passeig del Born y la Avenida de Jaume III son sus dos grandes arterias comerciales. Ubicada frente a la bahía de Palma, cuenta con el puerto más importante de la isla; así como de una famosa playa, conocida como Playa de Palma. Además está conectada con todos los puntos de la isla, por lo que es una brillante opción a la hora de buscar alojamiento. Consulta en el siguiente enlace los mejores apartamentos en Palma.
  • Calvià: seguramente el núcleo turístico por excelencia en Mallorca. Conocida por su fiesta es la zona de Magaluf, perteneciente a este municipio mallorquín. Por otro lado, también suyo es otra importante localidad costera, Santa Ponça; que a la postre es el lugar donde desembarcó Jaime I de Aragón para conquistar la isla. Ostenta una de las mayores concentraciones de alojamiento turístico de la isla, en un territorio que de transición entre montaña y las preciosas playas.
  • Alcúdia: tiene unas características muy similares a la anterior, pero está ubicada en el otro extremo de la Sierra de Tramuntana, entre las bahía de Pollença y Alcúdia. Por ello, su geografía combina el verde de las montañas con el azul del Mediterráneo; dejando imágenes para el recuerdo. Así, es también un importante destino vacacional con una propuesta de ocio diurno y nocturno muy interesante con el Hidropark o el Banana Club para cada momento.
  • Sóller: ubicado en pleno corazón de la Sierra de Tramuntana, es una de las localidades más conocidas de la isla por su belleza. Especialmente particular es el Tranvía de Sóller, que une en núcleo urbano con la zona del puerto tras un bonito trayecto. Este es también, el único lugar de la isla que conserva el tren como medio de transporte con Palma. Limita con otros pueblos encantadores como Deià, Fornalutx o Escorca.
  • Santanyí: a diferencia del resto, este municipio está ubicado en la cara sureste de la isla. Los alquileres vacacionales en esta zona son una alternativa mucho más tranquila que las anteriores, aunque su núcleo de Cala d’Or es un destino muy turístico y entretenido. Aparte de eso, cala s’Almunia, Es Caragol o es Caló des Moro algunas de las playas más aisladas de la isla; todas ellas bordeando el increíble Parque Natural de Cala Mondragó.

De vacaciones a la mayor de las Islas Baleares

Indudablemente el mejor momento para visitar la isla mallorquina es el mes de verano, cuando el sol brilla con más fuerza que en ninguna otra época del año. Gracias a unas condiciones privilegiadas, tanto climáticas como naturales; Mallorca es un destino vacacional de referencia a nivel nacional e internacional. Un total de 262 playas y más de 50 kilómetros de arena tienen buena parte de la culpa. Desde Cala Deià hasta Cala Mitjana, Cala Maioris o Es Coll Baix. Tantas opciones diferentes que te resultará imposible visitarlas todas, aunque la ruta en coche por las calas de Mallorca que proponemos en nuestro blog seguro que te ayuda a ver las mejores.Por eso decimos que Mallorca es un destino claramente de verano. Un hecho que se refleja de manera evidente en los precios de los apartamentos vacacionales mallorquines, que se incrementan hasta 150% entre junio y septiembre. La fuerte demanda de alojamiento se concentra especialmente entre julio y agosto, que es cuando se produce el pico máximo de ocupación en la isla. Además, es durante esa parte del año cuando se celebran las famosas verbenas en los pueblos mallorquines, algunas de ellas tan conocidas como el Moros i Cristians en Pollença y Sóller, o simplemente eventos tradicionales como la Marcha des Güell a Lluc a Peu. A pesar de ello, tal y como sucede con sus propias vecinas o las Tenerife, Fuerteventura, Lanzarote o Gran Canaria en el otro archipiélago español; Mallorca no entiende de estaciones. El buen tiempo domina la mayor parte del año, prácticamente desde el primer día de primavera hasta el último de otoño. Únicamente en invierno se activa un atractivo distinto de la isla, con la parte cultural y la natural por encima de sus playas y calas. Con el frío llega una buena oportunidad para visitar lugares como el Castillo de Bellver o el Monasterio de Lluc; junto con excursiones por los entornos naturales más increíbles de Mallorca, como el Torrent de Pareis, La Trapa o el Barranc de Biniaraix. Además, en enero, concretamente el día 20, se celebran las fiestas de San Sebastián en la capital, Palma de Mallorca; así como unos días antes tienen lugar las de Sant Antoni en otros municipios más foranos como Sa Pobla o Manacor. Además, de octubre a marzo los precios del alquiler vacacional se mantienen muy estables sobre el coste medio anual; por lo que es una alternativa mucho más económica de pasar un fin de semana en Mallorca.

Desde el Castell de Bellver hasta la playa de Es Trenc

  • Castillo de Bellver: construida a principios del siglo XIV, esta fortificación gótica combina elementos palaciegos con otros defensivos. Fue concebida como residencia de la corte real de Jaime II de Mallorca y su gran particularidad es la forma circular de toda su estructura, siendo la única de España con estas características. Además, se encuentra sobre una colina de 112 metros desde la que se obtienen unas vistas privilegiadas del entorno, de ahí su nombre.
  • Catedral de Mallorca: todo un símbolo en la ciudad de Palma y en toda la isla. Popularmente conocida como La Seu, es el edificio religioso más importante de Mallorca. Empezó a construirse en 1229, tras la conquista de la isla por Jaume I, siguiendo las directrices del estilo gótico levantino. Posee el mayor rosetón gótico del mundo y, a nivel nacional, es Monumento Histórico-artístico. Imprescindible visitarla.
  • Palacio Real de la Almudaina: está pegado a la anterior, formando un espectacular conjunto arquitectónico especialmente con la iluminación nocturna. Debe su estética actual a la reforma impulsada por Jaime II en 1309, pocos años después de la conquista de la isla por su padre. Es Bien de Interés Cultural.
  • Es Baluard: es uno de los museos de arte moderno y contemporáneo más importantes del país. Su colección está íntegramente formada por obras de artistas mallorquines o muy vinculados a la isla, como Picasso, Andy Warhol o Joan Miró.Su sede es el antiguo baluarte defensivo de Sant Pere.
  • Lonja de Palma: conocida como Sa Llotja entre los locales, fue sede del antiguo Colegio de Mercaderes y es una de las obras más representativas de la arquitectura gótica de la isla. Con ciertas similitudes a la Catedral, es Bien de Interés Cultural y Patrimonio histórico de España.
  • Santuario de Sant Salvador: es un santuario ubicado en la cima de su colina homónima de la Serra de Llevant, en el municipio de Felanitx. Ubicado a más de 500 metros de altura, fue construido sobre la capilla inicial de 1348; que había sido concebida como refugio de la peste. Es Bien de Interés Cultural.
  • Monasterio de Lluc: es el santuario más importante de la isla, motivo de peregrinación desde varios puntos de Mallorca a lo largo del año. Está ubicado en plena Sierra de Tramuntana, a una altitud de 400 metros y sus orígenes se remontan a 1268. Sin duda, otro de los lugares emblemáticos que uno no puede perderse.
  • Sierra de Tramuntana: es la mayor sierra de la isla, extendiéndose de un extremo a otro en la cara noroeste de Mallorca. En ella se encuentran los puntos más altos, como el Puig Major o el Puig de Massanella. Gracias a su importante valor natural y paisajístico es Patrimonio de la Humanidad desde 2011.
  • Torrent de Pareis: ubicado en pleno corazón de la anterior, este torrente nace entre la confluencia de Sa Fosca, un torrente que desciende desde el Gorg Blau, y el torrente de Lluc. Una zona conocida como s’Entrefolc y que se extiende hasta su desembocadura en el Mediterráneo. Todo este conjunto es Monumento Natural.
  • Sa Calobra: es una pequeña cala ubicada al final del Torrent de Pareis, entre dos grandes paredes de más de 200 metros a cada lado y que forman uno de los únicos accesos al mar de la Sierra de Tramuntana. Impresionante.
  • Son Marroig: es una antigua posesión ubicada en Deià; junto a la península de sa Foradada, la cual es de su propiedad. Posee además un mirador desde el cual puede verse una de las puestas de sol más bellas de la isla, con el famoso agujero que da nombre a esa pequeña península.
  • Cabo de Formentor: es la punta más septentrional de Mallorca. Posee una orografía muy escarpada, con acantilados que pueden llegar a superar los 300 metros de altura como unión entre las últimas estribaciones de la sierra y el mar Mediterráneo. Al final, el faro de Formentor es uno de sus lugares más destacados.
  • Pollentia: es el yacimiento arqueológico más importante de Mallorca. Ubicado en el municipio de Alcúdia, los restos de esta antigua ciudad romana datan del siglo I a.C e incluyen un foro central rodeado de una zona residencial. A las afueras, un teatro romano y varias necrópolis.
  • Cuevas del Drach: es un conjunto formado por cuatro grandes cuevas que se adentran hasta 2,4 kilómetros dentro de la tierra y que alcanzan los 25 metros de profundidad. Está compuesto por la Cueva Negra, Cueva Blanca, la Cueva de Luis Salvador y la Cueva de los Franceses; todas ellas formadas por la actividad del Mediterráneo. En su interior cuentan con un gran lago subterráneo, el Martiel, en cuyas aguas se celebran conciertos de música clásica a diario. Amplía la información sobre las Cuevas del Drach en nuestro blog.
  • Cuevas del Hams: ubicadas también en el municipio de Manacor, este conjunto de cuevas subterráneas es especialmente conocido por sus formaciones en forma de anzuelo. De ahí su nombre. Fueron descubiertas en 1905 y están formadas por la Cueva Redonda, la Cueva Azul y la Cueva Clásica. Al igual que las anteriores, cuentan con un lago subterráneo en cuyas aguas se hacen conciertos.
  • Es Trenc: probablemente la playa más famosa de la isla. Está ubicada al suroeste mallorquín, entre Ses Covetes y la Colònia de Sant Jordi. Debe su nombre a un pequeño corte provocado por ser la desembocadura de un antiguo torrente. En 2017 fue declarado como Parque Natural de es Trenc-Salobrar de Campos. Para llegar a esta y a las mejores calas de Mallorca, pásate por nuestro blog.
  • Caló des Moro: situada también en la parte sur de la isla, esta pequeña playa pertenece a Santanyí y es famosa por estar insertada entre dos altos acantilados. Esta hace que sea muy estrecha, con sólo 40 metros de longitud; pero con unas aguas muy cristalinas.
  • Cala Agulla: desde 1991 forma parte del Área Natural de Especial Interés junto a sus vecinas de Cala Motló y Cala Mesquida. Una zona caracterizada por un frondoso pinar que rodea la punta del Cap des Freu. Un espacio verde que contrasta a la perfección con el azul cristalino de sus aguas.
  • Sa Dragonera: es un pequeño islote de 3,2 kilómetros ubicado frente al punto más occidental de Mallorca, en sa Punta Blanca. Es la mayor del Parque Natural de sa Dragonera, que incluye la Illa Pantaleu y Sa Mitjana. Constituye una de las áreas de mayor valor medioambiental de la isla.
  • Cabrera: más alejada de la principal, esta pequeña isla se encuentra al sur de Mallorca, cuyo punto más próximo es el Cap Salines. Como la anterior, forma un ecosistema de incalculable valor y que la llevó a ser declarada Parque nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera.
Si no tienes suficiente con todos estos puntos de interés, en nuestro blog puedes encontrar toda esta información y mucha más sobre qué ver en Mallorca.

Apartamentos para ir en familia

Apartamentos que aceptan mascotas

Apartamentos para dos personas

Gastronomía mallorquina y restaurantes típicos

Al ser una isla y poseer, además, una importante cadena montañosa; Mallorca ofrece una combinación perfecta de todo tipo de ingredientes: frutas verduras cultivadas en el suelo mallorquín; carne de ganado criado en la tierra; y pescado obtenido directamente de las aguas del Mediterráneo. Empezando por los productos cárnicos, Mallorca cuenta con una tradición muy antigua que es conocida como las matanzas, que lleva a cabo durante los meses de invierno y genera productos típicos para consumir durante todo el año. La sobrasada, la llonganissa, el camaiot o el seïm son algunas de las elaboraciones que se preparan a partir de la carne del cerdo. Típico de ese tipo de eventos, aunque también extendido al día a día, es el frit de matances o el frito mallorquín, hecho a base de hígado, patatas fritas y pimientos. El arròs brut y el arròç sec son otros dos platos muy extendidos en toda la isla y con una base cárnica; aunque en las zonas de costa es muy común el arroz de marisco o la paella ciega. Otros dos platos muy versátiles en la isla y que pueden servirse solos o como acompañamiento son el tumbet y el pa amb oli. De hecho, el pan es muy importante para la cocina mallorquina, ya que puede servir de base en las sopas mallorquinas, usarse para untar la típica sobrasada o para acompañar cualquier otro plato. Un papel muy similar al que tienen las quelitas de Inca. Existen muchos lugares en la isla para probarlos, aunque te recomendamos visitar el restaurante de Es Cruce, Ca’n Torrat, El Molí den Sopa o el restaurante Andreu Genestra. En materia de repostería, la ensaimada mallorquina es el postre estrella. De hecho, son muchos aquellos que se la llevan a casa a modo de souvenir. Un buen sitio para comprarlas es Ca’n Joan de s’Aigo, uno de los establecimientos más antiguos y emblemáticos de Palma. Una alternativa, aunque más para probar que para llevar son las cocas de patata de Valldemossa, también muy famosas en toda la isla. Y, durante la Pascua, aunque ya extendidos a todo el año, los robiols y los crespells son otros postres muy típicos en los hogares mallorquines; junto con el gató con helado.