Alquiler de apartamentos turísticos en Menorca

Selección de Apartamentos en Menorca

Encuentra alojamiento de playa en Menorca más barato

Buscar apartamentos baratos en Menorca es más fácil si tienes todo el alquiler vacacional de la isla concentrado en una misma web. Compara aquí miles de apartamentos turísticos de más de 100 webs distintas y ahorra más de un 25%. Para estas vacaciones en la playa, consigue tu alojamiento en Menorca desde 20€/noche. Un destino no solo muy importante dentro de las Islas Baleares, sino también a nivel nacional. De hecho, la oferta de alquiler de apartamentos en Menorca playa es una de las mayores del país; ya que, como sabrás, esta isla ocupa un espacio natural de gran valor paisajístico con calas tan conocidas y fotografiadas como Cala Macarella y Cala Macarelleta, Cala Presili o Cala Trebalúger. No en vano, Menorca fue declarada como Reserva de Biosfera por la UNESCO. Por ello, este destino de vacaciones es ideal para viajar con animales, no sólo por la belleza de su entorno; sino también por la gran disponibilidad de apartamentos que acepten mascotas, una de las mayores de España. Una propuesta de alojamiento que va desde el alquiler vacacional de particulares hasta apartahoteles en Menorca; muchos de ellos además repartidos a lo largo del Camí de Cavalls, un sendero histórico que permite dar la vuelta a toda la isla por su costa. Y es que Menorca no solo es una gran opción verano, lo es durante todo el año. Ya sea por unos días o durante un fin de semana. Además, independientemente de cuándo te animes a visitarla, aquí podrás comparar todos los apartamentos en alquiler de Booking Menorca, Airbnb, Wimdu o HomeAway, entre otros, para que tengas todo el alojamiento de vacaciones disponible en un mismo sitio y no tengas que visitar cada una de estas webs personalmente. Reserva más rápido y barato, con la garantía de elegir el apartamento vacacional que mejor se ajusta a ti y a tus necesidades.

Conoce todo sobre la isla menorquina

Menorca es la segunda isla más grande de las Islas Baleares y la tercera más poblada. Precisamente el nombre actual de la isla tiene explicación en sus dimensiones; ya que proviene del latín “Minorca”, tal y como la bautizaron los romanos al ser más pequeña que su vecina Mallorca. Bien es cierto que se trata de la más cercana al país italiano, al ser la isla más oriental y septentrional del archipiélago balear. Pero si algo define a Menorca es que, a pesar de ser una isla de apenas 700 kilómetros cuadrados, contiene lugares de origen muy precoz en la historia como la Naveta des Tudons o la Torre de’n Galmés, ambos construidos durante la prehistoria. Con un total de 32 yacimientos datados de esa época. Algunos de ellos son incluso de los poblados talayóticos mejor conservados de Europa, colocando a la Menorca Talayótica como candidata a formar parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Una isla históricamente muy deseada por la posesión del puerto natural más grande de Europa y que ha pasado por muchas etapas, dado que su paréntesis de dominio británico en el siglo XVIII con el Tratado de Utrecht. De ahí la importancia defensiva del sendero histórico del Camí de Cavalls, por el que desde 1330 se vigilaba toda entrada a la isla y que con los británicos llegó a ser catalogado como Camino Real. Una función similar a la que en su momento tuvieron el Fuerte de Marlborough o la Fortaleza de Isabel II, entre otros. En la actualidad, han pasado ha ser algunos de los grandes atractivos turísticos de un destino muy visitado por viajeros de todo el mundo. El Aeropuerto de Menorca es su único acceso por aire; mientras que por el mar son muy frecuentes los trayectos desde Mallorca, Barcelona y Valencia. Especialmente en los meses de verano, cuando el número de turistas se multiplica hasta llegar a ser uno de los destinos más solicitados del Mediterráneo español junto con Benidorm, Málaga y Salou. Por ello, antes de elegir dónde dormir en Menorca, te ayudará los mejores lugares de la isla para buscar apartamentos turísticos.

  • Mahón: la capital de la isla, a pesar de no ser la más habitada. Posee el puerto natural más grande de Europa, siendo esa su gran particularidad y atracción. Otro detalle curioso es que se trata del municipio más oriental de todo el país, por lo que es un lugar especial donde buscar alojamiento vacacional. Muchos lo eligen no solo por su belleza, sino también por ser el principal acceso a la isla. Ya sea por su famoso y encantador puerto o por el único aeropuerto que hay en Menorca. El queso mahonés es su producto estrella, así que no dudes en probarlo.
  • Ciutadella: es el municipio más poblado de la isla y un excelente lugar para buscar apartamentos por días y para descubrir el lado oeste de Menorca. Cuenta con un puerto natural más pequeño que la capital, aunque igualmente bonito; y sus calles todavía mantienen el encanto de siglos pasados, especialmente en el casco antiguo de la ciudad. La abundancia de mercados artesanales y restaurantes hace que sea un lugar siempre animado y muy tradicional.
  • Fornells: entre los dos anteriores, en la costa norte de la isla, este se presenta como otro de los grandes destinos dentro de Menorca. Este pequeño pueblo de origen marinero es mucho más tranquilo que los anteriores, un opción perfecta para desconectar alejado de grandes masificaciones. Con el Cabo de Cavallería por un lado y el Parque natural de s’Albufera des Grau, ocupa un entorno de gran valor natural junto a su propia bahía.
  • Binibeca: considerado como uno de los pueblos con más encanto no solo de la isla sino también del país, sus típicas casas de blanco impoluto son el principal culpable de ello. A pesar de ser muy pequeño, ese aura pesquero que conserva desde antaño hace que sea uno de los lugares más visitados durante el verano. Por eso mismo, si deseas conocerlo a tu ritmo, nada mejor que alojarte en uno de sus apartamentos vacacionales y pasar tus días en él.
  • Son Bou: es una de las urbanizaciones turísticas más populares de Menorca. Está en el extremo opuesto de Fornells, al sur de la isla; por lo que es la otra alternativa para pasar unas vacaciones más alejado del ajetreo de destinos más poblados. La Torre de’n Galmés, la cala de Llucalcari y Cales Coves son algunos de los grandes puntos de interés de la zona.

Vacaciones en Menorca todo el año

Al igual que sus islas vecinas, Menorca es un destino principalmente popular en verano. Y no es para menos, ya que es la que más playas tiene dentro del archipiélago balear; así como seguramente ganaría en un duelo contra cualquier otro destino de vacaciones. En total, 120, con rincones maravillosos como cala Macarella y cala Macarelleta o cala en Turqueta, por mencionar algunas. Y no solo gana por cantidad, también calidad; pues Menorca es una de las islas más impresionantes de las Baleares. También a la altura de las Tenerife, Fuerteventura, Lanzarote o Gran Canaria en el otro archipiélago español. Por eso mismo, al igual todas las demás, su temporada alta se produce en los meses de julio y agosto; meses en los que se multiplica la demanda del alquiler de apartamentos de vacaciones y en que los precios pueden llegar a subir un 100% sobre su precio medio, es decir, duplicar su valor. Este incremento empieza a darse en el ecuador del mes de junio, con la multitudinaria celebración de la noche de San Juan. Una fiesta muy arraigada entre los habitantes de Menorca y que cada año llama a miles de personas. La más conocida es la que se celebra en la ciudad de Ciutadella, que inunda las calles de gente, de caballos y de Caixers, nombre que reciben los jinetes. Ese es el pistoletazo de salida a un periodo estival muy turístico. Precisamente por eso, una excelente manera de conocer la isla y desconectar de grandes aglomeraciones de gente es visitarla entre los meses de octubre y abril. En ese momento del año, los precios del alojamiento menorquín se mantienen entorno a los 30€ por noche, el coste medio habitual; pudiendo llegar incluso a caer un 20% en el periodo más frío del año. Pero eso no debería ser un freno para nadie, pues su entorno natural, sus yacimientos arqueológicos y la posibilidad de recorrer la isla de un extremo a otro a través del Camí de Cavalls, hacen que Menorca sea un destino a tener en cuenta en cualquier momento. Tanto en verano, como en invierno.

Apartamentos que aceptan mascotas

Apartamentos para dos personas

Apartamentos para ir con niños

Descubre lo mejor de la isla desde el Camí de Cavalls

  • Camí dels Cavalls: perteneciente al GR-223 y con una longitud de 210 km, se trata de un antiguo sendero histórico a través del cual se vigilaba toda la costa de Menorca en la época del rey Jaume II. Está dividido en 20 etapas que transcurren por los principales puntos de la isla, siempre en un entorno natural de gran valor. Por ejemplo, la etapa 2 se inicia en Es Grau y termina en Cabo de Favàritx; mientras la 13 corresponde al recorrido entre Cala en Turqueta y Cala Galdana. Para encontrar otras rutas y excursiones en Menorca visita nuestro blog.
  • S’Albufera des Grau: es el único parque natural de la isla y el núcleo de la Reserva de la Biosfera. Está al noreste de Menorca, desde la propia Albuera des Grau hasta más allá del cabo de Favàritx. Además de ser la parte más húmeda y de contar con uno de los entornos medioambientales más bellos, también es conocido por los restos talayóticos que incluye en la finca de Sa Torreta.
  • Cala Mitjana: ubicada a la salida del barranco con el que comparte nombre y es una de las más conocidas. Por su condición geográfica, este pequeño espacio de fina arena y aguas cristalinas se encuentra rodeado por los típicos acantilados calcáreos de la isla. A su derecha, cala Mitjaneta es muy similar a ella.
  • Cala Macarella: esta es probablemente la cala virgen más fotografiada y conocida de Menorca. Este pequeño arenal menorquín se encuentra metido entre dos muros de roca caliza. Ambos por encima de los 30 metros de altura y repletos de pequeñas cuevas que forman un precioso entorno natural, además culminado con un frondoso pinar cubriendo toda su superficie. Obligatorio ir.
  • Cala Macarelleta: junto a la anterior, esta es considerada por muchos su hermana pequeña. No es de extrañar, pues mantiene la misma formación que cala Macarella. De hecho, la principal diferencia entre ambas son sus dimensiones, siendo cala Macarelleta la más pequeña. Seguramente por eso los bañistas que acuden a ella son principalmente nudistas.
  • Cala en Turqueta: también en la parte sur de Menorca, es ,junto a las anteriores, una de las playas vírgenes más populares. Sin embargo, también es la menos frecuentada; por lo que se presenta como una buena opción para ganar en espacio. Está formada por dos playas, coincidiendo la mayor de ellas con la salida natural de un torrente. A diferencia de las otras, es más abierta, sin altas paredes de rocas.
  • Cala Pregonda: esta playa de arena dorada está rodeada por un entorno de diferentes tonalidades geológicas, de un color rojizo, que la dan un aspecto muy propio. Una particularidad acentuada los islotes que la protegen de los vientos del norte y que, junto a la Reserva marina del norte, le dan una rica vida marina en sus aguas turquesas. Está al norte de la isla, con un acceso de 2 kilómetros a pie.
  • Cala Pilar: el máximo exponente de coloración geológica en Menorca. El rojo de la tierra que la rodea contrasta con el verde de su vegetación y el azul turquesa de sus aguas. También al norte de la isla y muy recomendable. Si quieres conocer más playas y calas de Menorca, puedes ampliar información en nuestro blog.
  • Naveta des Tudons: es una antigua nave funeraria construida durante la prehistoria, entre los años 1200 y 750 a.C., siendo el edificio íntegramente conservado más antiguo de toda Europa. Es el más importante de los 32 yacimientos de la Menorca Talayótica. Es Bien de Interés Cultural y Patrimonio histórico de España.
  • Torre de’n Galmés: es el poblado prehistórico más importante de Baleares con más de 62.000 metros cuadrados, en los que se calcula que llegaron a vivir unas 900 personas.Ubicado junto a la carretera que va desde Alaior hasta la playa de Son Bou, se estima que fue fundado en la época pretalayótica y se mantuvo hasta la época medieval.
  • Torralba de’n Salord: procedente de la época talayótica, en el año 1.000 a.C., este poblado estuvo activo hasta la Edad Media. Está entre los municipios de Alaior y Maó, siendo otro de los yacimientos más emblemáticos de la isla. Entre otras cosas por su famosa y perfectamente conservada Taula de Torralba y el Pou de na Patarrà.
  • Fuerte de Marlborough: encontrado en la cala de San Esteban, este fuerte fue construido por John Churchill a principios del siglo XVIII con la intención de proteger el puerto de Mahón. Está formado por contraminas, salas y galerías subterráneas y un foso que dificulta el acceso a la fortaleza principal.
  • Fortaleza de Isabel II: también conocida con el nombre de Fortaleza de la Mola, en referencia a la península en la que se halla, se encuentra al otro lado de la entrada al puerto natural de Mahón. Prácticamente enfrente del anterior. Fue construida en 1852, tras la demolición del castillo de San Felipe y con la misión, una vez más, de proteger uno de los puertos más importantes del Mediterráneo.
  • Castell de Sant Nicolau: es una antigua torre de defensa localizada en la entrada del puerto de Ciutadella, seguramente el segundo más importante de la isla. El edificio, de planta octogonal, está rodeado por un foso de 2 metros de profundidad y 8 de ancho.
  • Faro de Favàritx: fue el primer faro construido con torre de hormigón en la Islas Baleares, en el año 1922. Con 28 metros de altura, forma parte de uno de los entornos naturales más valiosos de la isla con Cala Presili, la Bassa de Morella y gran parte del parque natural de s’Albufera des Grau en el horizonte.
  • Faro de Cabo de Cavalleria: sobre un acantilado de casi 100 metros de altura en el cabo de Cavalleria, este faro fue construido antes que el anterior, en el año 1857. Marca la entrada al puerto natural de Sanitja, donde se halla el yacimiento de Sanisera. Desde el faro pueden contemplarse el Illot des Pas y la Illa de Sanitja.
  • Monte Toro: es el punto más alto de la isla, con 358 metros. Recibe su nombre de una antigua sobre un toro que custodiaba la cima y en él se halla el Santuario de la Virgen del Torro. Desde su cima puede verse toda la isla e incluso parte del norte de Mallorca en el horizonte.
  • Cova des Colom: en el barranco de Binigaus, es una cueva natural con un máximo de 24 metros de altura y una profundidad de 110 metros. Los locales la conocen como “La Catedral” y se sabe que durante el posttalayótico fue utilizada como lugar de entierro. Es Bien de Interés Cultural desde 1966.
  • Cales Coves: es una pequeña cala ubicada junto a Cala en Porter. A diferencia del resto, es de roca por lo que es menos conocida. Sin embargo, el valor de esta zona reside en las cuevas artificiales de sus paredes, muchas de ellas con un origen prehistórico.
  • Puerto de Mahón: es el puerto natural más grande de Europa y uno de los mayores del mundo. Históricamente ha sido muy codiciado, de ahí la construcción del Fuerte de Marlborough para protegerlo. Actualmente es una de las zonas más turísticas de la isla.
  • Museo de Menorca: en la misma ciudad de Mahón, este museo está dedicado no solo a la exposición de la prehistoria e historia menorquina, sino también a su investigación. Su sede es el Convento de San Francisco y posee la condición de Bien de Interés Cultural.
  • Museo Militar: en Es Castell, habitualmente conocido como Villacarlos, expone diferentes momentos de la historia militar de Menorca en sus dos plantas. Monumentos talayóticos, las defensas de Menorca durante la guerra civil o las dominaciones extranjeras son algunas de las temáticas que se tratan en el interior del cuartel de Calcorp, sede del museo.
  • Museo Etnológico Molí de Dalt: en él se muestra una antigua colección de herramientas e instrumentos del campo que usaron entre los siglos XVIII y XX los payeses de Sant Lluís. El Molí de Dalt es el único que se conserva de los tres que llegaron a coincidir en esa época, el Molí d’Enmig y el Molí de Baix.
  • Centre de Geologia: su exposición se centra en mostrar los diferentes condicionantes geológicos que dan aspecto al paisaje de la isla. Está dividido en cuatro zonas en las que se exponen colecciones de rocas, minerales y fósiles encontrados en Menorca.
  • Museu Hernández Sanz Hernández: este museo de la ciudad de Mahón, emplazado en el edificio de Ca n’Oliver, no se limita a mostrar solo la colección artística de los Hernández; sino que además profundiza en temas como la importancia del puerto de Maó, la cartografía histórica de la isla o la Menorca Británica.

Platos tradicionales menorquines y restaurantes destacados

La condición de Menorca como isla ha provocado que su gastronomía cuente con varias particulares que no se ven en otros destinos peninsulares. Además de combinar ingredientes procedentes de su ganadería, agricultura y pesca; también pueden verse otras influencias de otras sociedades invasoras en el pasado. De los primeros, algunos de los productos menorquines son originales y muy propios de la isla; por ejemplo, la mayonesa y el queso mahonés. De hecho, algunos defienden que la popular salsa de aceite y huevo fue preparada por primera vez en Mahón. De lo que no hay duda es de la procedencia de su famoso queso Denominación de Origen, con un toque salado por la influencia de la sal marina en los pastos de las vacas. Precisamente esa será una de las cosas que te enamorarán de Menorca. Un tercer producto muy popular, que es la sobrassada; aunque este también lo es en el conjunto de las islas. Con todas sus variedades, desde la butifarra blanca hasta el Camot o la Carnixulla. Ya como platos típicos y recetas más elaboradas, la caldereta de langosta es uno de los más deliciosos y tradicionales que ofrece la isla. El oliagua está también muy extendido, al igual que el conejo en salsa, un animal que históricamente ha abundado en Menorca y que es ingrediente central de muchas recetas. Por último, la repostería menorquina es casi tan variada como la lista de bebidas. Los carquinyoli menorquines, los crespells o el pudín de coca bamba son algunos de los dulces más populares; mientras que la bebida estrella es la “pomada”, cuya base es la ginebra “Gin Xoriguer” de herencia británica. La Cova de’s Xoroi, una cueva situada en un acantilado que de día es un bar musical y de noche una de las discotecas por excelencia de la isla, es un excelente lugar para pedirte una. Por otro lado, alguno de los lugares que te recomendamos visitar para comer son los restaurantes de Es Cran y Sa Llagosta, ambos en Fornells y con la fama de preparar las mejores calderetas de Menorca. Otras opciones son Passió Mediterrània y El Muelle en Mahón o Es Molí de Foc en Sant Climent.