Apartamentos turísticos en París

Selección de Apartamentos en París

Consigue el alojamiento en París centro más barato

Encontrar apartamentos baratos en París es más fácil si concentras todas las opciones en un sitio. Solo aquí puedes comparar los miles de alquileres vacacionales de 100 webs y conseguir alojamiento en París un 30% más barato. Todo el alquiler de apartamentos de la capital francesa en un clic y reservas desde 20€. La Ville Lumière es el destino turístico más popular del mundo, en parte gracias a monumentos mundialmente conocidos como Torre Eiffel, la Avenida de los Campos Elíseos o la Basílica del Sacré Cœur. No en vano, el alquiler de apartamentos en París centro es uno de los más completos y también de los más buscados. El casco antiguo parisino conserva lugares que nacieron con la ciudad y que siguen recordando el glorioso pasado de París: la Plaza de la Concordia, el Palacio y el Museo del Louvre o la Catedral de Notre Dame y Sainte Chapelle en la Île de la Cité. Una ciudad que no solo es la capital de Francia, también es su símbolo indiscutible. Es imposible hablar del país galo sin hacer referencia a París. Por ello, no hay mejor inversión para unas vacaciones que viajar a esta ciudad y disfrutar del turismo en un destino con tantos alicientes como años de historia. Para encontrar el mejor alojamiento turístico en París y que además sea también lo más barato posible, este es el lugar indicado. Nosotros te ayudaremos a encontrar desde apartamentos céntricos y pisos turísticos hasta áticos, estudios o lofts; así podrás reservar el que mejor se adapte a ti. Tú eliges dónde lo quieres y cómo lo quieres; en total, tienes más de 36.000 alojamientos turísticos de páginas como HomeAway, Wimdu, Booking París o Airbnb. Nuestro buscador los rastreará y comparará para que no tengas que hacerlo tú y puedas dormir en la Ciudad de la Luz a partir de 24€ la noche. Ahora… ¡sigue leyendo para conocer todo acerca de capital francesa!

¿Qué sabes sobre la Ciudad de la Luz?

París es la capital de Francia, el símbolo del país. Y no es para menos, de hecho es uno de los principales destinos turísticos también a nivel mundial, compartiendo popularidad con ciudades como Madrid, Barcelona, Londres o Nueva York. Más de 65 millones de pasajeros pasan cada año por su Aeropuerto de Paris-Charles de Gaulle, siendo el principal de Francia y uno de los más importantes del continente. A los que hay que sumar otros 200.000 anuales del Aeropuerto de Paris-Orly. Quién no conoce la Torre Eiffel, el monumento que sirve de carta de presentación para la ciudad parisina en todo el mundo; los Campos Elíseos, con su Arco del Triunfo en el horizonte; o la Catedral de Notre Dame y sus famosas gárgolas. Escenario, muchos de ellos, de películas con repercusión, en el caso de esta última con el Jorobado de Notre Dame; pero con ejemplos que van desde Amélie hasta Paris je t’aime, de Natalie Portman. No es la Ciudad de la Luz solo por la iluminación de sus calles, también lo es porque todos los focos apuntan a ella. París es sofisticación, elegancia; la capital mundial de la moda, de hecho. Los mejores diseñadores y las mejores marcas han peleado durante años por un lugar destacado en ella. Desde Chanel hasta Louis Vuitton, Chloé o Givenchy. Algo que no será necesario que tú hagas, pues nosotros te ayudaremos a conseguir el apartamento turístico indicado para ti. Por eso mismo, antes te ayudará saber que París está dividida en 20 distritos y 80 barrios; por lo que es importante que sepas cuáles son los principales y qué puede ofrecerte cada uno de ellos:

  • Centro: a pesar de no ser un distrito reconocido, los apartamentos en el centro de París son los más buscados y son la mejor opción para conocer la capital francesa como un parisino. Estaría compuesto principalmente por los distritos I y IV, donde se encuentran los grandes edificios más antiguos de la ciudad. Por un lado está el barrio de Notre-Damme, que es el corazón de París y que es el representante principal del cuatro distrito. En él se encuentra la Île de la Cité, la parte más antigua de la ciudad. Esta pequeña isla está dentro del río Sena y cuenta con varios de los principales puntos de interés parisinos. El más destacado es la Cathédrale Notre-Damme, seguida por La Concergerie o Sainte Chapelle. Ya en el primer distrito, el barrio de Saint-Germain-l’Auxerrois es el más turístico de la ciudad. En su interior se encuentran el Palais Royal, el Jardín des Tuileries y el famoso Museo del Louvre.
  • Champs-Èlysées: se extiende al oeste de la zona céntrica, empezando en la Place de la Concorde y terminando en el Arco del Triunfo. Entre ellos, los ya mencionados Campos Elíseos y el Grand Palais, como lugares más destacados de una zona realmente lujosa. Es aquí donde se encuentra la famosa Avenida Montaigne, el centro neurálgico del comercio y del glamour parisino. Una avenida repleta de tiendas de ropa de las mejores marcas y desde la cual se inicia el Triangle d’Or, otra zona de referencia para la moda francesa. L’Oréal, Hermès, Lacoste… los Campos Elíseos son el mayor ejemplo del nivel de París.
  • Palais-Bourbon: es el de la Torre Eiffel y el Parc du Champ de Mars, el extenso parque que precede al símbolo de Francia. Ambos forman uno de los mayores pulmones verdes de la ciudad y un espacio perfecto para pasear tanto de día como de noche e incluso planear un picnic sobre su hierba. En ese mismo distrito se halla un segundo punto natural en la Esplanade des Invalides, como parque del Palacio Nacional de Los Inválidos, lugar donde yacen los restos de Napoleón Bonaparte. Dos símbolos franceses muy próximos el uno del otro en una de las áreas más emblemáticas del país.
  • Montmartre: famosa, entre otras cosas, por donde Amélie Poulain alquiló precisamente un apartamento en la famosa película protagonizada por Audrey Tautou. Es el barrio más bohemio de París y en lo más alto de esta colina parisina se encuentran monumentos tan la Paroisse Saint-Pierre, la Place du Tertre y la famosa basílica del Sacré-Coeur. Entre el siglo XIX y el XX, esta zona sirvió de refugio a varios pintores destacados de la época, como Picasso, Van Gogh o Toulouse Lautrec; de donde obtuvo esa aura que se mantiene aún a día de hoy. Montmartre es igualmente famosa por sus cabarets; con el Moulin Rouge como símbolo, en su momento también escenario de una película protagonizada esta vez por Nicole Kidman y Ewan McGregor.
  • Le Marais: es el centro económico y financiero de París, uno de los lugares más cosmopolitas de toda Europa. Las mansiones se suceden en la calles de una zona que recuerda al medievo con la Place des Vosges como lugar más destacado. En sus callejuelas se esconden un montón de antiguos comercios tradicionales que permanecen hasta la fecha. Desde 1980 ha presenciado un marcado crecimiento del turismo homosexual, con un gran número de establecimientos orientados a ese público. No es casual que Gus Van Sant lo eligiese para rodar la película de Paris, je t’aime; protagonizada por dos chicos gais.
  • Les Halles: conforma una enorme zona de tiendas y restaurantes. Claramente orientada a los servicios, es muy regentada por jóvenes parisinos y también turistas que acuden a ella generalmente por la presencia de un voluminoso centro comercial muy conocido en París, el Forus des Halles.
  • Barrio Latino: incluye las mejores universidades y Grandes Escuelas de París, con la Universidad de La Soborna en su parte más alta: la Montagne Sainte-Geneviève. Antiguamente en esta zona ya residieron algunos de los intelectuales más destacados de la época y, a pesar de que a día de hoy es eminentemente turística, aún sigue conservando su viejo encanto. Lugares como el Boulevard Saint Germain, el Pantheon o el Museo d’Orsay forman parte de uno de los barrios con más estilo de París.

Cuándo ir a la capital francesa

Igual de importante que es acertar con el lugar, también lo es hacerlo con las fechas. Ahí el margen es menor, pero siempre viene bien conocer cuál es la tendencia de precios y disponibilidad de apartamentos por días en París. Como ya hemos dicho, la Ciudad de la Luz es todo un reclamo turístico de nivel mundial, de modo que tanto la oferta como la demanda de alquileres vacacionales es muy alta. Aún así, los meses menos económicos para viajar a París son los de marzo, abril y mayo, pues es cuando más visitantes recibe la capital francesa. Durante ese periodo los precios pueden llegar a incrementarse hasta un 25% por encima de su media anual. En estos meses la capital francesa acoge la Feria de París, con especial énfasis en la gastronomía y la cultura; así como eventos deportivos como la Maratón de París y el prestigioso campeonato de tenis de Roland Garros. Además en los últimos años el París Saint Germain se ha convertido en un referente a nivel europeo y el prestigioso Parc des Princes recibe a los mejores clubes del mundo durante ese periodo. En el lado opuesto, los mejores meses para un viaje económico son los posteriores a verano; especialmente en octubre-noviembre, cuando los precios son una media de un 10% más baratos, y hasta febrero, meses en que sitúan cerca del promedio anual: 60€ la noche. A pesar de ello, no cesan las propuestas es una ciudad tan turística como París. Por ejemplo, el día 14 de julio es el Día Nacional de Francia, jornada que se celebra por todo lo alto en la capital del país; además, a finales de ese mismo mes se produce la ceremonia de clausura del Tour de Francia en los Campos Elíseos, otro acontecimiento seguido mundialmente. Una avenida que se ilumina con fuerza en navidad; hasta que se apagan coincidiendo casi con el Paris Fashion Week, en el que se demuestra por qué es la capital de la moda. Ah, y como no, febrero es especial en la ciudad del amor: un San Valentín es el mejor regalo para sorprender a tu pareja con un apartamento romántico de fin de semana. Y podrás hacerlo desde poco más de 25€ por noche.

Apartamentos para parejas

Apartamentos que admiten perros

Apartamentos para familias o grupos

Torre Eiffel y otras visitas imprescindibles

  • Torre Eiffel: situada entre el Campo de Marte y el río Sena, es el emblema de la ciudad y del país. En un principio fue bautizada bajo el nombre de tour de 300 mètres, en referencia a su altura; posteriormente obtendría su nombre definitivo a partir del ingeniero que la construyó: Gustave Eiffel. Cada noche se ilumina para que la Ciudad de la Luz brille todavía con más fuerza. Sin duda, el lugar más importante que ver en París, aunque solo tengas 3 días.
  • Campo de Marte: a los pies de la Torre Eiffel, es otro de los grandes jardines de París. Al igual que la Plaza de la Concordia, vivió una época convulsa durante la Revolución Francesa, siendo escenario de fiestas y fusilamientos.
  • Museo del Louvre: es uno de los museos más importantes y también más visitados del mundo. Abrió sus puertas en 1793 y ocupa el interior del antiguo palacio real del Louvre, con una exposición artística de más de 35.000 piezas de distintas civilizaciones y liderada por La Gioconda de Leonardo da Vinci.
  • Arco del Triunfo: es el más conocido de los arcos del triunfo. Napoleón Bonaparte pidió su construcción a principios del siglo XIX para cumplir la promesa que hizo a sus hombres de “volveréis a casa bajo arcos triunfales”, tras la victoria francesa en la batalla de Austerlitz.
  • Campos Elíseos: van desde el Arco del Triunfo hasta la Plaza de la Concordia y sus casi dos kilómetros de longitud los convierten en la principal avenida de París. De hecho, es conocida por muchos como “la avenida más hermosa del mundo”.
  • Catedral de Notre Dame: se encuentra en el centro histórico de París, en la Isla de Cité del río Sena. Construida entre los siglos XII y XIV, es uno de los edificios de estilo gótico más relevantes en todo el mundo. Las gárgolas que custodian su fachada son uno de sus rasgos más conocidos.
  • La Conciergerie: comparte isla con la Catedral de Notre Dame, aunque esta antigua residencia de los reyes de Francia se ubica en el muelle del Reloj. Esa sería su función desde el siglo X hasta el XIV, cuando Carlos V lo abandonó y pasó a ser una prisión estatal. La reina María Antonieta estuvo encarcelada en ella durante la Revolución Francesa.
  • Basílica del Sagrado Corazón: esta iglesia construida para dar culto al Sagrado Corazón de Jesús cuenta con el título de basílica menor por el Papa. Con influencias romanas y bizantinas, preside la colina de Montmartre desde principios del siglo XX.
  • Museo de Orsay: la antigua estación ferroviaria de Orsay acoge desde 1986 esta pinacoteca dedicada a las artes plásticas. Su muestra mezcla elementos de la pintura y la escultura de entre 1848 y 1914, pudiendo presumir de una de las mayores colecciones del corriente impresionista.
  • Jardín de las Tullerías: este antiguo jardín es hoy en día un parque de ámbito público. En el pasado fue el jardín del -extinto- palacio de las Tullerías, del que recibe el nombre. Limita por el oeste con la Plaza de la Concordia, por el sur con el río Sena y por el este con el Museo del Louvre.
  • Jardines de Luxemburgo: a diferencia del anterior, este es un parque privado; aunque está abierto al público. Es el jardín del Senado francés, que ocupa el palacio de Luxemburgo. En él se ofrecen actividades para niños como paseos en poni o burro, un tiovivo o un pequeño teatro de guiñol.
  • Plaza de la Concordia: muy famosa por su pasado.. Construida en la segunda mitad del siglo XVIII, durante la Revolución Francesa pasó a ser llamada la “Plaza de la Revolución” y en ella se ejecutaron más de 1.000 personas. Con el fin de la revolución, cambió de nombre una vez más para recibir el actual y la guillotina desapareció en favor del Obelisco de Luxor.
  • Centro Pompidou: especialmente conocido por albergar el Museo nacional de Arte Moderno, también es sede de la Biblioteca Pública de la Información y del Institut de Recherche et Coordination Acoustique/Musique (IRCAM). Su exposición artística supera las 100.000 obras, con artistas como Pablo Picasso, Matisse o Francis Bacon.
  • Montmartre: el rincón bohemio de París. Esta zona parisina se extiende sobre una colina de 130 metros, presidida desde lo más alto por la Basílica del Sacré Coeur. Aún a día de hoy sigue destacando por ser un lugar dedicado a las diferentes formas del arte, desde museos hasta teatros, exposiciones callejeras o incluso cabarets. Puedes conocer más detalles sobre el barrio bohemio de Montmatre en nuestro blog.
  • Moulin Rouge: el más famoso de los cabarets parisinos. Está ubicado en el barrio rojo de Pigalle, a los pies de la colina de Montmartre, y en su interior se celebran espectáculos de todo tipo. Un lugar que brilla con luz propia cada noche.
  • Panteón de París: situado en la montaña Santa Genoveva, está inspirado en el Panteón de Roma y en su interior da sepultura a “todos los dioses” de Francia. Jean-Jacques Rousseau, Émile Zola, Voltaire y Pierre Brossolette, el más reciente, son algunas de las personalidades enterradas en él.
  • Gran Palacio: asentado en los Campos Elíseos, fue construido por la República para honorar la gloria del arte en Francia. De hecho, su arquitectura responde al estilo Beaux-Arts, un corriente muy arraigado en París. El Petit Palais y el Puente Alejandro III conforman, junto a él, un espacio de gran valor monumental.
  • Los Inválidos: en su interior yace el cuerpo de Napoleón Bonaparte, hecho que justifica su importancia a nivel nacional. Napoleón II, su hijo, también descansa en el mismo mausoleo que su padre.
  • Catacumbas: pese a que solo un 0,05% de ellas están abiertas al público, es el cementerio más famoso de la ciudad. Esta red de túneles subterráneos se dedicó en un principio a la extracción de piedra caliza, antes de ser utilizado como cementerio. En su interior conserva un osario con más de 6 millones de esqueletos humanos, lo que lo convierte en uno de los mayores del continente.
  • Disneyland París: el paraíso para niños y no tan niños. Este gran complejo inspirado en el mundo Disney ocupa más de 22 kilómetros cuadrados y contiene los parques temáticos de Disneyland Park y Walt Disney Studios Park, su principal reclamo para familias de todo el mundo. Está abierto los 365 días del año. Entérate de cómo preparar el mejor viaje a Disneyland París en nuestro blog.

Gastronomía parisina y sugerencias

La cocina francesa es una de las más ricas del mundo, siendo considerada en su conjunto como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad. Como valor añadido hay que tener en cuenta que sólo otras tres forman parte de esa lista junto a ella. El queso, fromage, es una de las principales materias de sus platos, dado que Francia es uno de los grandes productores de este tipo de lácteo. La quiche Lorraine es una buena prueba de ello, esta tarta salada se logra a partir de una base de huevos y nata, acompañada de otros ingredientes como carne o el propio queso. La croque-monsieur es el equivalente francés al típico sandwich de jamón y queso. Por otro lado, el foie gras también es un producto francés conocido a nivel mundial y es genera a partir de hígado de pato. El famoso escalope o cordon bleu también tiene su origen en Francia, así que ya tienes excusa para probar como sabe en el país vecino. Pero los franceses también son muy dulces, grandes recetas de la repostería mundial tienen su origen en sus fogones. Por ejemplo, el crêpe es uno de los más inconfundibles. La brioche, un dulce a base de una pasta de huevos, leche, mantequilla, levadura y azúcar; o el también famoso mousse, generalmente de chocolate. Igualmente conocidas por todos son las magdalenas y los croissants; sí, ambos con origen francés. Por último, pero no menos importante: el vino. Siendo, además, muy utilizado para darle sabor a muchos platos, como el Coq au vin o el Boeuf Bourguignon. Si estás deseando probarlos, las zonas de Montmartre y del barrio Latino son dos excelentes lugares a los que acudir, pues conservan las esencia de la cocina francesa y, en muchos casos, van acompañados por música en directo. Para los más indecisos, os dejamos también algunas sugerencias de restaurantes: el Epicure es uno de los famosos de París y ofrece una velada por todo lo alto, el ASPIC o Le Cinq son otras dos alternativas en la misma línea. Le Petite Rose, L’Affineur’ Affiné y Le Bistrot d’Yves te permitirán disfrutar de una comida de muy alta calidad, pero a un coste ligeramente menor que los anteriores.

Moverse por París

París es una ciudad muy bien adaptada a las necesidades de transporte de los nuevos tiempos. La red de transporte parisina cuenta con un amplio abanico de medios: metro, tranvía, funicular, RER, autobús y taxi. El más usado habitualmente es el metro, pues está preparado para cubrir las necesidades de todo viajero. Con un total de 16 líneas, es importante que sepas que la número 4 cruza por el centro de la ciudad en la vertiente de norte a sur, incluyendo un paso por la pequeña Isla de Cité. Por otro lado, la número 1 la cruza de manera horizontal, de este a oeste, aunque sin paso por Cité; ahora bien, esta te llevará a lugares como el Museo del Louvre o los Campos Elíseos. El funicular, en cambio, circula por la zona de Montmartre, sirviendo de nexo a la parte baja de la colina con su cima. A diferencia de estos dos, los trenes RER combinan desplazamientos dentro de la ciudad con trayectos regionales. Este es el tipo de transporte que conecta la ciudad con el Aeropuerto Charles de Gaulle, con Disneyland y también con Versalles. Por último, usar el autobús para recorridos con vistas: la línea 85 es el equivalente a la 1 del metro, pues cruza París de norte a sur, hasta el Palacio de Luxemburgo. Mientras que la línea 42 conecta lugares como los Campos de Marte, los Campos Elíseos y el Museo de Orsay. Así mismo, también tendrás a tu alcance una amplia variedad de buses turísticos con recorridos totalmente personalizados por los principales puntos de interés de la ciudad.

Otros destinos internacionales a considerar

Ahora que ya sabes donde reservar tu apartamento de vacaciones en París y qué hacer durante tu estancia, te dejamos otros grandes destinos de europa que tal vez puedan interesarte de cara a futuros viajes. ¿Con cuál te quedas?

  • Roma: capital de Italia y del antiguo imperio romano. Un lugar clave en la historia y una de las primeras metrópolis de la humanidad. Puedes consultar aquí nuestra selección de apartamentos en Roma.
  • Ámsterdam: capital de Holanda. Nació de un pequeño pueblo pesquero y es famosa por sus canales. Puedes consultar aquí nuestra selección de apartamentos en Ámsterdam.
  • Berlín: capital de Alemania y otro destino histórico dentro del continente. Una ciudad de visita obligada. Puedes consultar aquí nuestra selección de apartamentos en Berlín.
  • Bruselas:  la capital de la Unión Europea. La ciudad más importante de un país de delicioso chocolate belga. Puedes consultar aquí nuestra selección de apartamentos en Bruselas.
  • Lisboa: la capital portuguesa es un excelente lugar para ir de vacaciones.  Puedes consultar aquí nuestra selección de apartamentos en Lisboa.