Alojamiento en Tenerife

Selección de Apartamentos en Tenerife

Miles de apartamentos más baratos en Tenerife por elegir

Encuentra apartamentos en Tenerife sur o norte de manera sencilla. Con un clic tendrás todo el alquiler vacacional de más de 100 webs concentrado en una. Elige entre los apartamentos más baratos en Tenerife y ahorra hasta un 30%. Pasa estas vacaciones en las Canarias y con vistas al Teide sin pagar de más. El origen volcánico de su geografía ha dotado a esta isla del archipiélago canario de unos paisajes únicos, liderados por el Parque natural del Teide. Un tesoro que puede contemplarse desde cualquiera de los miles de apartamentos vacacionales en Tenerife, dado que es el eje central de la isla. Pero ahí no acaba la belleza tinerfeña, en todo caso empieza. Los Acantilados Gigantes, el Macizo de Anaga, el Parque del Drago… lugares de un incalculable valor paisajístico y medioambiental que combinan a la perfección con el azul de las aguas del Atlántico y el color rojizo, a veces incluso oscuro, de playas como Las Gaviotas, La Tejita o Las Teresitas. No en vano, el alojamiento de vacaciones en Tenerife multiplica su demanda durante el verano. Tanto en los apartahoteles de la isla como en los apartamentos por días chicharreros. Pero además de las vistas y un sol incesante, esta isla cuenta con un amplio patrimonio obra del ser humano y que va desde las Pirámides de Güímar hasta la Casa de los Balcones o el casco antiguo de San Cristóbal de La Laguna, íntegramente Patrimonio de la Humanidad. Tenerife lo tiene todo, incluso una gastronomía deliciosa a base de papas arrugadas con mojo. Sin duda, una isla con muchas similitudes a lo que la mayoría entendemos como paraíso; por eso mismo es el destino ideal para una vacaciones veraniegas. Y nosotros podemos ayudarte a encontrar el mejor lugar dónde alojarte y al mejor precio. Miles de apartamentos turísticos de webs como Airbnb, Booking Tenerife, Wimdu, HomeAway y otras 100 más para facilitarte la búsqueda de alojamiento en la parte de la isla que más te guste: el norte o el sur. ¿Todavía no tienes decidido dónde pasar tus días en Tenerife? Entonces sigue leyendo y entérate de los mejores lugares.

Tenerife Norte y Sur: la isla en dos partes

Tenerife es la mayor isla y más poblada de las Islas Canarias, así como también lo es de toda la región Macaronesia, que incluye los cinco archipiélagos del Atlántico Norte próximos a la costa africana: las propias Canarias, Azores, Cabo Verde, Madeira e Islas Salvajes. De hecho, en términos de población total no la supera ninguna isla española. Ni siquiera las del otro archipiélago de España, las Baleares, con quienes comparte tantas cosas como otras las diferencias. Las Menorca, Ibiza, Formentera y Mallorca pueden presumir de un entorno realmente bonito, así como de unas playas maravillosas; tal y como sucede con Tenerife y sus vecinas. Sin embargo, la principal diferencia es el origen volcánico de la isla tinerfeña, que la dota de unos lugares únicos. Conocido por todos es el volcán del Teide,el punto más alto del país a más de 3.718 metros y el tercero mayor del mundo. No es de extrañar que el conjunto de su Parque natural, reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, sea el más visitado de toda España y segundo de todo el mundo. La Reserva de la Biosfera del Macizo de Anaga es otro tesoro natural chicharrero, siendo el paraje con mayor diversidad de endemismos de toda Europa. Ambas formados a base de sucesivas erupciones volcánicas desde 20 millones de años atrás hasta la última, de Chinyero en 1909. El resultado es una estética realmente diferente a la de la península ibérica y gran artífice de que sea el turismo la actividad principal de la isla. Ya en el siglo XIX empezaron a llegar viajeros de todas partes, aunque más bien por motivos agrarios. Fue así como se inició la expansión de la imagen tinerfeña a nivel global, especialmente entre los ingleses. Hasta adquirir su estado actual, como uno de los destinos turísticos más destacados de España. Por ello, el número de apartamentos vacacionales se ha multiplicado en los últimos años y ya es posible alojarse en cualquier punto de la isla. Una decisión que tendrá impacto directo en las vacaciones, por ello es importante tener claro dónde buscar alojamiento en Tenerife. Para ayudarte, nosotros hemos dividido la isla en dos para que sepas qué puede ofrecerte la Tenerife del norte y la del sur.

  • Tenerife Sur: los apartamentos en el sur de Tenerife son los más idóneos si viajas en busca de sol y playa, ya que la parte meridional de la isla destaca precisamente por eso. Costa Adeje te ofrecerá, además, una variada oferta de servicios para que no te aburras en ningún momento; con el parque acuático de Slam Park, el de Aqualand o el Jungle Park. Todo ello muy bien secundado por un amplio abanico de comercios de todo tipo. Muy similares a los que encontrarás en su vecina Playa de las Américas, que además es conocida por su vida nocturna. Más abajo aún, a los pies de la montaña de Guaza, Los Cristianos destaca por todo lo contrario; es decir, por la tranquilidad que se respira en su playa homónima o la de Los Tarajales. Con preciosas calas recónditas y muy tranquila también es la zona comprendida entre las Galletas y la Costa del Silencio, en la vertiente sureste de Tenerife. Junto a este último, la montaña Amarilla y su playa, un entorno de preciosos acantilados. Y, finalmente, un poco más al norte, con la famosa playa La Tejita de por medias y a poca distancia del Aeropuerto Reina Sofia, El Médano es el destino indicado si eres amante del surf. Las condiciones de este pequeño pueblo pesquero chicharrero son idóneas para la práctica de este deporte, además de ofrecer una atmósfera muy tranquila y familiar.
  • Tenerife Norte: en contraposición, los apartamentos en el norte de Tenerife te permitirán conocer los grandes núcleos urbanos de la isla y paisajes más abruptos que en la mitad meridional. Para empezar, el norte se inicia con el maravilloso Parque rural de Anaga; un lugar que mezcla senderos con playas y sol con niebla. Pegado a él, las dos ciudades principales: Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna. De hecho, la primera fue un simple puerto de la segunda hasta el siglo XIX. Hoy, Santa Cruz es la capital de la isla y de la provincia. Sus orígenes como modesto punto de encuentro de comerciantes que provenientes de distintos países provocó que no sea precisamente una ciudad monumental. Con un casco antiguo poblado de antiguas casas coloniales, Santa Cruz es más bien una ciudad moderna y liderada por el impresionante Auditorio de Adán Martín. El patrimonio histórico lo encontrarás más bien en San Cristóbal, cuyo casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad y refleja a la perfección el ambiente de las antiguas colonias con sus casas de colores. Estos dos son, claramente las dos grandes opciones para buscar alojamiento en el norte; ahora bien, existen otras muchas opciones como La Orotava, con Puerto de la Cruz a sus pies. Ya por último, más al oeste, Icod de los Vinos es una opción menos turística y que te maravillará con su famoso drago milenario o la cueva del viento. Su vecina, Garachico, tampoco tiene pérdida, un pueblo con marcas de la erupción volcánica que sufrió en el siglo XVIII.

Vacaciones en el paraíso tinerfeño

La mayor de las Canarias es un destino que no entiende de temporadas, tanto en verano como en invierno las condiciones climatológicas son inmejorables. Además, cuenta con un gran número de alquileres vacacionales, miles de ellos, repartidos por toda su superficie; por lo que es posible reservar alojamiento realmente barato durante todo el año, por no mucho más de 20€ la noche. Aunque, eso sí, para eso deberás estar rápido; ya que, a pesar de que el precio medio se mantiene en niveles relativamente estables durante todo el año, hasta que se dispara en verano con un importante pico en el que puede llegar a multiplicarse hasta por 5. Está claro que Tenerife es un destino de vacaciones muy importante dentro de España y que la demanda crece de manera muy fuerte entre junio y octubre, muy especialmente en julio y agosto. Sus playas, acompañadas del entorno natural proporcionado por el volcán del Teide, son el gran reclamo tinerfeño a la par con el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. Conocido en todo el país, esta es una de las fechas señaladas por los chicharreros en el mes de febrero y también por muchos otros de todas partes de España. Un acontecimiento que sitúa a la capital tinerfeña a la altura de Cádiz, Málaga o Valencia como algunas de las pocas ciudades con manifestaciones culturales declaradas como Fiesta de Interés Turístico Internacional. Es más, si nos centramos únicamente en el Carnaval, la lista incluye a sólo tres en todo el país; siendo el de Santa Cruz el más importante de ellos. Considerado además el segundo más popular a nivel mundial, los disfraces más estrambóticos que uno pueda imaginar toman las calles tinerfeñas durante más de una semana. Tal es su importancia, que el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife está entre los candidatos a formar parte del Patrimonio de la Humanidad. No es para menos, la fiesta está ligada a una gran tradición que se inicia el miércoles anterior a la celebración, con la elección de Reina del Carnaval. El lunes posterior es el colofón a unos días repletos de luces y concursos como las Murgas Adultas, las Margas Infantiles, el Concurso de Carrozas o La Canción de la Risa; entre muchos otros. Y es que, si por algo destacan los chicharreros es por su buen humor. Por ello, durante el año se celebran otras fiestas tradicionales como la Virgen de la Candelaria, Patrona de Canarias, que se celebra cada 2 de febrero en el día oficial de la isla; el Corpus Christi, cuando las calles de La Orotava se llenan con alfombras de flores y arena coloreada; o las Fiestas del Santísimo Cristo de la Laguna, una celebración con siglos de historia. Ahora bien, el segundo lugar en cuanto a tradición y popularidad son las romerías. Unas fiestas que se originaron con la intención de venerar a los santos para gozar de buenas cosechas y que fue evolucionando hasta ser en la actualidad un ritual muy folclórico y emblemático para los chicharreros. Sin embargo, estas últimas tienen una importancia mucho más local; por lo que el impacto turístico que generan es mucho menor; especialmente en cuanto a la ocupación de los apartamentos vacacionales de la isla, mucho más sujeta al momento del año en cuestión.

El Teide y lo mejor de esta isla volcánica

  • Parque Nacional del Teide: el parque nacional más antiguo de las Canarias y el tercero de España. Es el más visitado del país y desde 2007 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así como uno de los 12 Tesoros de España. El volcán del Teide, que además es el pico más alto del país con 3.718 metros de altura y el principal símbolo del archipiélago canario, marca el centro del parque. La zona es de incalculable valor paisajístico con otros lugares destacados como el Pico Viejo o Tempete y que puede disfrutarse cómodamente des del Teleférico del Teide.
  • Reserva natural de los Roques de Anaga: el otro gran espacio natural de la isla. Ubicado en la costa noroeste, está formada principalmente por dos islotes de gran belleza. El Roque de Tierra es el mayor y más próximo a la costa, mientras el Roque de Fuera es el menor y más alejado. Engloba también el Parque Rural de Anaga, Reserva de la Biosfera desde 2005 y de gran valor paisajístico y arqueológico.
  • Parque natural de la Corona Forestal: en las faldas orientales del volcán del Teide, empieza a los 300 metros de altura y llega hasta los 2.718. El verde de esta zona eminentemente forestal, contrasta con el nivel superior, el del Parque natural, con una geología de perfil más volcánico. El pinar canario, el laurisilva y el fayal-brezal son los tipos de árboles que más abundan en este precioso lugar.
  • Reserva Natural Especial del Barranco del Infierno: también conocido por los nombres de Franchoja o Choja, este espacio destaca por lo abrupto de sus barrancos. Fronteriza con el anterior y su extensión supera las 1.800 hectareas, entre las que se incluyen formaciones como los Roques del Ichasagua, los de Imoque o los de Ahiyo.
  • Macizo de Teno: es una de las tres grandes formaciones originarias de la isla. Está localizado en la parte noroccidental de Tenerife y se extiende hasta las aguas del Atlántico, donde termina en de manera impresionante en el Acantilado de los Gigantes. De hecho, la Punta del Teno, la más occidental de la isla, pertenece también a este macizo.
  • Acantilado de los Gigantes: en la costa oeste de la isla supone el final de las montañas del Teno, que mueren de manera especialmente abrupta junto al Atlántico. Esa es precisamente lo bello del lugar, la verticalidad de sus paredes perdiéndose dentro del océano. Tan impactante resulta que en el pasado fueron conocidos como la Muralla del Infierno o la Muralla del Diablo.
  • Roque Cinchado: a unos 300 metros del volcán del Teide, esta es una peculiar y emblemática formación rocosa situada a 2.100 metros por encima del nivel del mar. También conocido como el Árbol de Piedra, forma parte los Roques de García; que en su momento fueron cima de Tenerife.
  • Cueva del Viento: es el tubo volcánico más grande de Europa y uno de los mayores del mundo gracias a sus 17 km de longitud. Se trata de una zona de gran valor geológico, con fenómenos como simas y terrazas de lava; así como paleontológico y arqueológico, con restos fósiles y de antiguos aborígenes tinerfeños.
  • Drago Milenario de Icod de los Vinos: es el ejemplar más grande y longevo conocido de esta especie subtropical. Con 18 metros de altura y un perímetro basal de 20 metros, se ha llegado a especular que su edad supera los 3.000 años; sin embargo, las últimas investigaciones parecen concluir que está entre 800 y 1.000 años. Es Monumento Nacional y el principal reclamo del Parque del Drago.
  • Pirámides de Güímar: ubicadas en el municipio homónimo, están formadas por un conjunto de seis pirámides escalonadas. Esta zona es también conocida como Majanos de Chacona y se estima que datan del siglo XIX.
  • Castillo de San Cristóbal: fue la primera fortificación relevante de Tenerife, encargada de la defensa de la bahía de Santa Cruz. Fue construido en 1576 y a día de hoy únicamente se conservan las murallas del edificio original.
  • Castillo de San Miguel: levantado en 1577, esta torre defensiva fue la encargada de defender la villa de Garachico cuando su puerto era el más usado de la isla. La erupción del volcán de Arenas Negras en 1706 sepultó la villa y, pese a la conservación del castillo, la pérdida de importancia de la población hizo que cayese en desuso.
  • Rambla de Castro: es un espacio natural protegido donde conviven ejemplares de drago, un extenso palmeral de palmeras canarias y varias edificaciones de gran valor patrimonial. La Casona de los Castro, la Ermita de San Pedro, el Fortín de San Fernando y el Elevador de Aguas de Gordejuela son las grandes construcciones a lo largo del paseo, junto a los Roques del Burgado y el Roque del Camello.
  • Playa de Las Teresitas: probablemente la más popular de Santa Cruz de Tenerife. Anteriormente era una playa de arena negra volcánica, hasta que sus 1.300 metros de longitud fueron rellenados con arena dorada procedente del desierto del Sáhara.
  • Playa de El Médano: de 750 metros, esta playa ostenta desde 2004 el título de Bandera Azul. Con una arena de color más oscuro, es conocida por el fuerte viento que la azota habitualmente; siendo perfecta para la práctica del windsurf y del kitesurf.
  • Playa de la Arena: el color negro de su arena y su pronunciada inclinación son los dos grandes rasgos que la diferencian del resto. Este segundo factor hace que las olas rompan con fuerza, por lo que es una playa bastante divertida. Además, es Bandera Azul.
  • Auditorio de Tenerife “Adán Martín”: es el edificio civil más moderno de la isla, el símbolo de su nueva imagen turística. Fue construido en 2003 a partir del diseño tardomodernista de Santiago Calatrava Valls y, pegado al océano Atlántico, representa una panorámica que recuerda a la Ópera de Sídney.
  • Casa de los Balcones: en La Orotava, esta casa es igualmente conocida por el nombre de Casa Fonseca y data de 1715. Destaca por los cinco balcones de madera en la segunda planta y el balcón corrido en la tercera y última de ellas.
  • Casa del Vino: ubicado en un edificio histórico de la capital tinerfeña, ofrece un recorrido por la historia de los vinos en la isla; así como también catas y visitas a las viñas. Museo de la Naturaleza y el Hombre: su sede es el Antiguo Hospital Civil de Nuestra Señora de los Desamparados, del 1745 y Bien de Interés Cultural. Nace de la fusión del Museo Insular de Ciencias Naturales y el Museo Arqueológico de Tenerife.
  • Museo de la Ciencia y el Cosmos: inaugurado en 1993, es uno de los museos de ciencia y astronomía más importantes de España. Está en San Cristóbal de La Laguna y es un centro de experiencias, donde las leyes de la Naturaleza se transmiten de manera práctica.
  • Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria: es el templo consagrado a la Patrona de las Islas Canarias, encontrándose en el municipio de la Candelaria. Es Bien de Interés Cultural, unos de los principales santuarios marianos y lugar de peregrinación.
Si puedes con más, en nuestro blog te revelamos otros lugares que ver en Tenerife durante tus vacaciones.

Apartamentos para ir con niños

Gastronomía chicharrera y platos tradicionales

La isla de Tenerife, al igual que el conjunto de las Canarias, posee las condiciones climáticas idóneas para gozar de una gastronomía muy rica en productos de la tierra. Por eso mismo, abundan la carne, de animales criados en ella; las frutas, especialmente las tropicales; las verduras, de variedades exóticas; y, como no, las famosas papas canarias. Con ellas se prepara unos de los platos más reconocidos de la isla a nivel nacional, las papas arrugadas con mojo; hecho a base de patatas cocidas y acompañadas de las dos salsas más típicas de la zona: el mojo picón, salsa de pimiento rojo y pimiento dulce; y el mojo verde; de cilantro y pimiento verde. Otra receta muy típica y que combina carne y verdura de la tierra chicharrera es el puchero canario. Una alternativa que también combina carne, en esta caso de pollo, con garbanzos y papas es la Ropa Vieja Canaria. Ahora bien, la elaboración más versátil de la cocina tinerfeña es el gofio, de origen guanche y hecho a base de cereales primero tostados y después molidos. Cualquier plato puede ir acompañado de gofio, tanto si es salado como si es dulce. Hablando de dulce, el Frangollo es uno de los postres más típicos de Tenerife; aunque este no incluye otro ingrediente típico del archipiélago, la miel. En la isla se obtienen variedades muy ricas de miel, que son perfectas para acompañar los típicos plátanos de Canarias. La conclusión es que en Tenerife se come muy bien, elijas el lugar que elijas. Sin embargo, antes de terminar, te recomendamos algunos de los restaurantes con más nombre de la isla para que sepas por dónde empezar. Por ejemplo, el restaurante La Cofradía en el Puerto de la Cruz es un excelente lugar para degustar la gastronomía tinerfeña en una terraza con vistas al muelle. Otras opciones igualmente deliciosas son El Rincón de Juan Carlos, ubicado en Los Gigantes; la Tasca Tierras del Sur, en Granadilla de Arbona; y Casa Tagoro, en Los Cristianos. Y, elijas el que elijas, no olvides acompañar tu comida con un buen vino de cosecha tinerfeña, ya sea un Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo o un Ycoden-Daute-Isora.