Alojamiento en Lanzarote

Apartamentos vacacionales en Lanzarote recomendados

Todo el alquiler vacacional en Lanzarote en un sitio

Miles de apartamentos en Lanzarote en tu pantalla: sólo aquí tienes todos los alquileres vacacionales de 100 webs distintas. Compara precios y ubicaciones con un clic para encontrar los apartamentos más baratos donde tú quieras. Te damos las mejores ofertas para que reserves alojamiento en Lanzarote desde 19€. Una isla diferente, protegida en su totalidad como Reserva de la Biosfera de la UNESCO desde 1993. Y es que su valor natural es muy elevado, con la tierra volcánica del Parque Nacional de Timanfaya por un lado y las aguas del archipiélago Chinijo por el otro. Esto, unido a la calidad y belleza de sus playas hace que sea uno de los destinos turísticos más populares del país. Los apartamentos vacacionales en Lanzarote te permitirán vivir una experiencia en la isla como un lanzaroteño más, disfrutando de lugares como el Charco de los Clicos o la Cueva de los Verdes y playas de ensueño como Los Charcones o Charco del Palo. Este es un destino con mucho por ofrecer y mucho por vivir, en el que podrás encontrar apartamentos turísticos en la zona que más te interese. Ya sea interior para excursiones o junto a la playa para disfrutar de unas vacaciones con vistas al océano Atlántico. Tal es la oferta disponible que encontrar alojamiento barato en Lanzarote es realmente posible, aunque en pleno verano los precios tienden a incrementarse; de ahí la importancia de reservar con antelación. El precio no es la única ventaja de tanta variedad, sino también la posibilidad de reservar aquel alojamiento que cumpla todos nuestros requisitos: apartamentos con piscina, para dos personas, que acepten perros, por días, para un fin de semana… tú decides dónde pasar tus vacaciones en Lanzarote.

Apartamentos para ir con niños

Apartamentos que admiten perros

Apartamentos para dos personas

Descubre la isla descubierta por Lanceloto Malocello

Lanzarote es la isla más septentrional y oriental de las islas Canarias, siendo además la tercera más poblada y la cuarta en extensión. Su nombre proviene de Lanceloto Malocello, el marino genovés que la descubrió en el siglo XIV. A pesar de ello, la isla había nacido muchos siglos antes, en dos puntos muy diferenciados: Famara al norte, donde se encuentra el pico más alto de Lanzarote, las peñas del Chache; y los Ajaches en el sur. Ambos lugares con más de 11 millones de años de antigüedad. Es curioso como, después de la actividad posterior a esa época, Lanzarote llegó a estar unida a Fuerteventura por el estrecho de la Bocaina y la isla de Lobos, aunque durante la glaciación de Würm se rompió esa unión. Las erupciones más recientes fueron registradas durante los siglos XVII y XVIII, siendo las más visibles a día de hoy; en gran parte gracias a una excelente política de conservación. Por todo esto, Lanzarote es como un museo al aire libre y está protegida en su totalidad por la UNESCO como Reserva de la Biosfera desde 1993. Ya conocida como “La Quemada” por los primeros pobladores majo, la historia reciente de Lanzarote viene marcada un gran crecimiento turístico. Al principio más sostenido de la mano de César Manrique y José Ramírez, que le valió el título de la UNESCO; pero mucho más marcado en los últimos años. La actividad principal de la isla es ahora el turismo, con una extensa oferta de apartamentos vacacionales repartidos a lo largo de la superficie lanzaroteña. Dependiendo del viaje que tengas en mente, tu ayudará conocer los mejores lugares para comenzar la búsqueda de alojamiento y lo que puede ofrecerte cada uno de ellos.

  • Arrecife: es la capital de la isla y, por extensión, un destino muy interesante dentro de Lanzarote. A pesar de ser el municipio más pequeño, es el más poblado. Está ubicada frente a la preciosa bahía de Arrecife y al ser uno de los núcleos más antiguos todavía conserva callejuelas y edificios de época temprana. En el centro de la ciudad se encuentra la zona más animada, con restaurantes y tiendas tanto tradicionales como multinacionales.
  • Puerto del Carmen: es la localidad más turística de la isla. Con más de 7 kilómetros de costa en su posesión y playas como Los Fariones o playa Grande, es un de los lugares con mayor disponibilidad de apartamentos turísticos. Además, es también una de las opciones más próximas al aeropuerto de Lanzarote; por lo que resulta muy accesible. La Avenida de las Playas es su principal foco de actividad.
  • Costa Teguise: siguiendo al anterior, ocupa la segunda posición en la lista de destinos turísticos. Esta zona es también de construcción más reciente, expresamente para satisfacer la fuerte demanda de los últimos años. Ofrece, por ello, una extensa variedad de actividades que van desde el buceo y la pesca hasta el golf. A diferencia de Puerto del Carmen, ofrece una vida nocturna mucho más calmada.

Vacaciones en la isla de los volcanes

Con una temperatura media anual de 21ºC, Lanzarote es un auténtico paraíso de vacaciones. Por eso, a pesar de que su temporada alta se da en julio y agosto, llegando a multiplicar x2 el precio medio de los apartamentos por días; este es un destino que puede ser visitado prácticamente durante todo el año. Es cierto que en verano se dan las condiciones óptimas y es posible exprimir al máximo todo lo que ofrece la isla más septentrional y oriental del archipiélago canario. Por ejemplo, coger la tabla de surf y practicar el deporte de moda en uno de los mejores lugares de Europa para hacerlo. Las mejores playas para ello son las de El Golfo, La Santa, Famara, El Espino o la del Ancla. El buceo es otra de las actividades más populares en la isla, ya que cuenta con una inigualable orografía costera y fondo marino ampliamente protegido, con el archipiélago Chinijo como espacio más destacado. Y, como no, tostarse bajo el sol canario en cualquiera de sus playas sin hacer absolutamente nada. Para ello tienes una larga lista de candidatas: playa Francesa, playa Chica, playa de Papagayo, playa de Las Conchas… todo ello complemento a otras actividades que pueden disfrutarse en cualquier temporada, incluso en invierno. Trekking, senderismo, cultura, gastronomía y un largo etcétera de alternativas. Por un lado, el Parque nacional de Timanfaya, el Malpaís de La Corona o la isla de La Graciosa te ofrecerán un escenario inigualable para pasear en un entorno volcánico maravilloso; por el otro, patrimonio como el Castillo de San Gabriel o fiestas tradicionales como la de la Virgen de los Dolores, patrona de la isla y que se celebra cada 15 de septiembre, te permitirán conocer de primera mano la tradición y la historia lanzaroteña. Sin olvidar el atractivo gastronómico, con platos de productos marinos como el sancocho o el salpicón de pulpo; las típicas papas arrugadas con mojo o el gofio, ambos muy extendidos en todo el archipiélago canario; o vinos con Denominación de Origen como el malvasía. Sin duda, Lanzarote tiene mucho que ofrecer y por eso visitar la isla fuera de temporada puede ser una opción mucho más económica y realmente interesante. Entre noviembre y marzo es posible encontrar apartamentos hasta un 60% más baratos de lo habitual.

El Parque Nacional de Timanfaya, mejores playas y lugares que visitar

  • Parque Nacional de Timanfaya: declarado como Parque nacional el 9 de agosto de 1974 y con más de 50 kilómetros cuadrados de extensión, es con toda seguridad la zona más conocida de la isla. En su interior reúne más de 25 volcanes, de los cuales algunos todavía mantienen su actividad. Los más conocidos son las Montañas del Fuego, Montaña Rajada o la Caldera del Corazoncillo.
  • Montañas del Fuego: en pleno corazón del parque, son las más emblemáticas. Surgieron entre 1730 y 1736 tras una varias erupciones volcánicas, siendo desde ese día un auténtica obra de arte de color ocre. De ellas destaca el imponente Islote de Hilario, junto al que se ubica el restaurante El Diablo con unas vistas impresionantes.
  • Charco de los Clicos: o, como lo llaman los isleños, Lago Verde. Mezcla el negro del paisaje con el verde de sus aguas, una auténtica combinación de colores de lo más explosiva. Un color adquirido por la labor del alga que habita en su interior, la Ruppia marítima; así como por la alta concentración de azufre.
  • Los Hervideros: muy cerca del Lago Verde, este es otro espacio natural destacado de Lanzarote. Una zona de acantilados y cuevas de lava que recibe de manera impresionante las embestidas del océano atlántico. Contra más bravo está el mar, más bella es la escena; eso sí, es imprescindible maximizar también la precaución, especialmente en presencia de niños.
  • Monumento Natural de La Corona: también conocido como Malpaís de La Corona, se originó hace más de 21.000 años. Con más de 600 metros de altitud se extiende desde su base hasta la costa, formando uno de los paisajes más bellos de las islas. La última parte de su techo está sumergida y se la conoce como el Túnel de la Atlántida, incluyendo la Cueva de los Verdes y los Jameos del Agua.
  • Cueva de los Verdes: forma parte del anterior y es un lugar muy querido por los lanzaroteños. El tubo en el que se halla fue originado hace 5.000 años, siendo utilizada como refugio por los locales durante los siglos XVI y XVII. Presenta una amplia variedad de colores y estructuras rocosas típicas de áreas volcánicas; así como incluso alberga conciertos en su zona de auditorio.
  • Jameos del Agua: son una obra natural y artística de César Manrique, el famoso artista canario. Ocupando el mismo tubo que la Cueva de los Verdes, estos se encuentran al final del mismo, donde el techo se hundió. Están ubicados en la zona más próxima a la costa y son hogar de una especie endémica de cangrejo, el ciego. El Jameo Chico, el Jameo Grande y el Jameo de la Cazuela son los tres que forman este conjunto.
  • Archipiélago Chinijo: con 700 kilómetros cuadrados bajo protección, se trata de la reserva marina más extensa de la Unión Europea. Está compuesto por la isla de La Graciosa y los islotes de Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste. El Río, el pequeño estrecho que lo separa de Lanzarote, es una zona además de gran valor arqueológico.
  • Playa de Famara: está en Teguise, junto al Peñas de Chache, punto más alto de la isla. Su extensión supera los 6 kilómetros de longitud, formando un impresionante paisaje de alto valor natural y estético. Ofrece además unas vistas inmejorables del archipiélago anterior. Ideal para la práctica de surf y kitesurf.
  • Playa del Caletón Blanco: junto al pueblo pesquero de Órzola, esta playa ocupa 250 metros de su costa y destaca por su arena blanca y fina. A pesar de encontrarse alejada del núcleo urbano y en una zona protegida, su fácil acceso hace que tenga un grado de ocupación alto.
  • Playa de Guacimeta: en Playa Honda, tiene una extensión aproximada de un kilómetro y un color de arena más dorado que la anterior. Está ubicada a poca distancia del aeropuerto de Lanzarote, por lo que ofrece un auténtico espectáculo aéreo continua. Un poco ruidoso, eso sí.
  • Playa La Arena: se encuentra junto al pequeño pueblo marinero de Playa Quemada y esta sí ofrece la buscada arena negra volcánica. Está rodeada por las altas paredes del espacio natural protegido de Los Ajaches, quedando protegida del viento y con unas aguas realmente tranquilas.
  • Playas de Papagayo: en la zona de Playa Blanca, este es un conjunto de pequeñas calitas de arena dorada. Con más de 2 kilómetros de extensión, las componen la playa Mujeres, El Papagayo, El Pozo, Puerto Muelas y Caleta del Congrio; todas ellas separadas por pequeños peñones. Ofrecen vistas al famoso islote de Lobos.
  • Ermita de la Virgen de los Dolores: se trata de una ermita y santuario de Tinajo. Según cuenta la tradición, en una de las erupciones que se han vivido en la isla, los habitantes recurrieron a la Virgen de los Dolores y plantaron una imagen suya delante del río de lava. Éste se detuvo y para agradecer la hazaña, levantaron esta ermita. Es Bien de Interés Cultural.
  • Castillo de San José: actual sede del Museo Internacional de Arte Contemporáneo, es una antigua fortaleza construida entre 1776 y 1779. Se encuentra junto a la costa de Arrecife y fue concebido como baluarte defensivo que defendiera la isla de los habituales ataques piratas.
  • Castillo de San Gabriel: no muy lejos del anterior, su origen fue idéntico al de San José, habiendo sido construido incluso antes que él en 1573. Este se encuentra en el pequeño islote de los Ingleses, es Bien de Interés Cultural y alberga el Museo de Historia de Arrecife en su interior.
  • Castillo de Santa Bárbara: está en la localidad de Teguise y en su caso contiene el Museo de la Piratería, un centro de interpretación de conquistadores y piratas vinculados a la historia de Canarias. Se encuentra junto al volcán Guanapay y es Bien de Interés Cultural, así como forma parte del Patrimonio histórico de España.
  • Monumento al Campesino: fue construido como homenaje al duro trabajo de la comunidad campesina de Lanzarote y diseñado por César Manrique. Junto a él, la Casa museo ocupa un antiguo caserío lanzaroteño y presenta una amplia colección de instrumentos tradicionales utilizados en el campo siglos atrás.
  • Museo Atlántico: ideado por Jason deCaires Taylor, se trata del primer museo submarino de Europa; formado por un amplio conjunto de esculturas sumergidas y de un material que permita incrementar la biomasa marina. Está envuelto en un gran arrecife, en gran parte generado por su presencia.
  • Casa Museo de César Manrique: envuelta en un precioso palmeral cerca de Haría, fue su residencia hasta 1992, año de su muerte. Este museo permite conocer cómo era su residencia y adentrarse en el taller donde trabajó el pintor durante años.
  • Jardín de Cactus: situado en un antiguo picón, como se conocen las canteras de extracción volcánicas, se trata de un cactarium que permite retener la humedad terrestre utilizada por los campesinos lanzaroteños en sus cultivos. Es resultado del último trabajo de César Manrique, un año antes de su fallecimiento.
  • Rancho Texas: se trata de un popular parque temático ubicado en Puerto del Carmen. Ambientado en el lejano oeste, combina tanto actividades de ocio como espectáculos. Por un lado es posible hacer recorridos en canoa y bañarse en piscina; mientras que por el otro se exhiben desde Eclectus hasta cóndores, leones marinos o pitones.