logo text hundredrooms Hundredrooms

Cuevas del Drach, un tesoro escondido en Mallorca

hace 2 meses | Francisco Garau Rigo

BLOG HUNDREDROOMS

Destino
    Fechas
    Llegada
    Salida
    Nº Personas2 Personas
    Compara gratisCompara gratis

    Dónde

  • Hundredrooms >
  • Inspiracion >
  • Lugares para visitar >
  • Cuevas del Drach, un tesoro escondido en Mallorca

  • Para referirse a las Cuevas del Drach basta con empezar diciendo que forman parte del Patrimonio histórico de España. Un distintivo que habla por sí mismo y da a conocer la magnitud del lugar. No es para menos, se sospecha que las cuevas llevan ahí desde hace más de 5000 años -del Mioceno, nada menos-; respondiendo su formación, además, a patrones totalmente naturales, generados por la acción de la corriente del mar Mediterráneo.


    Lago Cuevas del Drach


    Por si fuera poco, las Cuevas del Drach son un conjunto de compartimentos subterráneos encadenados entre sí, que alcanza casi los dos kilómetros y medio de longitud. Así, están formadas por la Cueva Negra, Cueva Blanca, Cueva de Luis Salvador y Cueva de los franceses. Todo ello veinticinco metros tierra adentro. Éstas incluyen, también, algunos pequeños charcos de agua presididos por uno de grandes dimensiones conocido como el lago Martel. De hecho es uno de los mayores lagos cavernícolas del mundo, gracias a sus 117 metros de largo y 30 de ancho. ¿Sabías que incluso podrás navegar en sus aguas? Te lo contamos más abajo.



    Como sabrás, este antiquísimo paraje subterráneo se halla en la isla de Mallorca, en el archipiélago de las Islas Baleares. Concretamente en su cara oriental, en Porto Cristo; justo en el punto opuesto a Palma de Mallorca, la capital. A pesar de ello, solo 65 kilómetros los separa. Una distancia bastante asequible, al igual que desde cualquier punto de la ínsula. Además, su localización es muy accesible, al tratarse del puerto pesquero de una de las ciudades más importantes del territorio mallorquín: Manacor.


    Precio de entrada a las Cuevas del Drach


    Una vez en Porto Cristo no te será difícil de encontrar, pues su ubicación está perfectamente señalizada a lo largo de la localidad. El precio de entrada a las Cuevas del Drach es de 15€ para los mayores de 13 años y de 8€ para los niños de entre 13 y 3 años. Los bebés menores de esa edad tendrán la entrada gratuita. La duración aproximada es de una hora.


    Cuevas del Drach


    El precio de la visita incluye el recorrido de 1.200 metros por el interior de las cuevas, en una impresionante combinación de estalagmitas y estalactitas. Manteniendo siempre las condiciones cavernícolas originales, con una temperatura media de 21º y una atmósfera palpablemente húmeda. Así mismo, incluye la asistencia a un concierto de música en el lago Martel y la posibilidad de un breve paseo a través de él.


    Horario de las Cuevas del Drach


    Este monumento mallorquín solo permanece cerrado dos días al año: el 25 de diciembre y el 1 de enero. El resto del año, el horario de las Cuevas del Drach tiene dos versiones:



    • Del 14 de marzo al 31 de octubre: la primera a las 10:00 de la mañana y la última a las 17:00 de la tarde. A las 11:00, 12:00, 14:00, 15:00 y 16:00 tendrán lugar las otras visitas.

    • Del 1 de noviembre al 13 de marzo: la apertura será a las 10:45 de la mañana, mientras la última se producirá a las 15:30 de la tarde. Entre ellas únicamente habrá una a las 12:00 y otra a las 14:00.


    Todos los interesados podrán adquirir sus entradas físicamente o a través de Internet. Las taquillas de las Cuevas del Drach abren cada día a las 09:00 de la mañana. Una vez con la entrada ya en posesión, bastará con presentarse 10 minutos antes de la hora de inicio de nuestra visita. No menos importante es ser conscientes de que la gran masa se concentra en las horas centrales del día, especialmente en temporada alta. En verano es, por tanto, recomendable visitar las Cuevas del Drach en la sesión de las 10:00 de la mañana o ya esperar a las dos últimas de la tarde, a las 16:00 o a las 17:00.


    Un recorrido por el Mioceno


    Antes de iniciar el paseo por las Cuevas del Drach, debes saber que no está permitido el uso del flash en su interior. Podrás sacar todas las fotografías y grabar cuantos momentos quieras, pero respetando la iluminación diseñada por el ingeniero Carlos Buigas -espectacular, por cierto-. Eso sí, durante el concierto tendrás que guardar tu cámara, pues no está permitido registrar nada durante la actuación. Volveremos a recordártelo más adelante.





    Con ella o sin ella, nada más entrar encontrarás uno de los grandes símbolos del lugar, la distintiva bandera de las Cuevas del Drach.  A partir de ahí el camino transcurre entre una infinidad de espeleotemas de lo más singulares y espectaculares. Es más, la bandera del comienzo del trayecto también lo es, aunque en su inmensa mayoría se tratan de estalagmitas y estalactitas. ¿Recuerdas cuál es cuál? Las estalagmitas son las que nacen en el suelo y crecen hacia arriba, mientras las estalactitas se forman en el techo subterráneo y cuelgan hacia abajo.


    Esa no era del todo difícil, pero ¿sabes cuál es su ritmo de crecimiento? Un centímetro. ¡Cada 100 años! De entre todas ellas, en las Cuevas del Drach destaca una formación cavernícola muy llamativa conocida bajo el nombre del monte nevado. Una impresionante elevación subterránea con una silueta que recuerda a la de un monte y prácticamente choca con las estalactitas superiores.


    Que ver en Mallorca


    Recordemos que cada una de las cuevas y todos sus rincones se esculpieron a partir de la actividad del agua que se filtraba a su interior. Unas filtraciones que se siguen dando a día de hoy y que contribuye a una humedad cercana al 80%, las condiciones ideales para la formación de charcos de agua. Uno de ellos recibe el nombre de los baños de Diana, siendo especialmente popular por el color turquesa de su agua. Ahora bien, el más famoso de ellos, como dijimos al principio, es el lago Martel. No solo por ser uno de los subterráneos más grandes del mundo, sino también por la sorpresa que espera a la llegada a su orilla.


    Espectáculo en el lago Martel


    Al llegar al lago, tendrás que sentarte en unos bancos habilitados junto al río. Cuando todo el mundo esté en su sitio, dará comienzo el reconocido concierto de música clásica de las Cuevas del Drach. Antes, la oscuridad se habrá adueñado de la cueva y ésta estará completamente a oscuras. Una luz aparecerá al fondo, será la primera de las barcas iluminadas que transitará por el agua, acompasando la música que sonará desde ellas. En directo, por supuesto. Piezas de artistas de la talla de Choplin, Offenbach, Caballero o Pachelbel.



    Recuerda, eso sí, que no podrás ni sacar capturas ni grabaciones durante la actuación. Este concierto empezó a celebrarse en el año 1935 y mantiene toda su esencia. La duración es de 10 minutos, un tiempo que sabe a poco por la inigualable calidad sonora que ofrece el enclave cavernícola. La música de violines, chelos y el clave suena a las mil maravillas en un espacio que parece cerrado aposta para la ocasión. Finalizado el espectáculo, las barcas desaparecen igual que entraron en escena: de manera sosegada y muy pausada.


    Entonces, se abrirá la posibilidad de realizar un breve paseo en bote por el lago Martel, contemplando el conjunto de espeleotemas desde una perspectiva completamente diferente y ya con la increíble iluminación habitual de vuelta. El temido momento estará ya cerca, la salida de este edén de tranquilidad y paz será inminente.


     Cuevas dels Hams, sus hermanas


    No desesperes porque si te quedas con ganas de más, también podrás visitar las Cuevas dels Hams. Eso si no las confundiste antes, claro. Es bastante común hacerlo, ambas se encuentran en Porto Cristo, a pocos kilómetros una de la otra. Por si no lo sabías, las dels Hams fueron las primeras cuevas abiertas al público de toda España. Descubiertas en 1905, solo cinco años después ya podía transitarse por ellas.


    Cuevas de Mallorca


    La exclusividad de estas cuevas reside en las peculiares formaciones con forma de anzuelo que las componen. Es más, de ellas toman su nombre, pues la palabra “hams” significa “anzuelo” en catalán. Las Cuevas dels Hams abarcan hasta tres individuales: la Cueva Redonda, la Cueva Azul y la Cueva Clásica. El trayecto transcurre por cada una de ellas, aunque es en esta última donde se encuentran las formaciones subterráneas dels Hams. Están constituidas por doce galerías diferentes y, al igual que las Cuevas del Drach, también cuentan con un lago cavernícola conocido como el Mar de Venecia. Unas aguas que albergan un nuevo espectáculo musical, siguiendo con el paralelismo de sus cuevas “hermanas”.



    No olvides que Hundredrooms Mallorca te ayudará a encontrar el apartamento que necesitas, donde lo necesites y siempre al mejor precio. No te quedes sin descubrir esta maravilla de nuestro mundo… ni muchas otras están esperando fuera.


    Francisco Garau Rigo

    Periodista apasionado por el mundo digital. También por el real. Amante del deporte, de la buena música y del buen cine. Un lema: "El éxito no viene de hacer cosas extraordinarias, sino de hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien".