Alojamiento en Matalascañas

Mejores apartamentos en Matalascañas cerca de la playa

Todo el alquiler vacacional en Matalascañas ante ti

Todos los apartamentos en Matalascañas con un clic: aquí tienes todos los alquileres vacacionales de 100 webs en una, con precios y ubicaciones. Compáralos en la misma pantalla y encuentra apartamentos en primera línea de playa. Reserva el tuyo al mejor precio, con un alojamiento en Matalascañas desde 45€. Esa es la principal de los metabuscadores como el nuestro, ya que destacamos el precio más económico por encima del resto. De este modo, te aseguras de estar viendo siempre apartamentos baratos sin necesidad de contrastar manualmente de una página a otra. Y es que Matalascañas es un destino de vacaciones muy popular en la Costa de la Luz, en gran parte por la belleza del entorno que rodea su núcleo urbano. Por un lado, el Parque Natural y Nacional de Doñana y, por el otro, el Monumento Natural Acantilado del Asperillo. Ambos combinando a la perfección con sus más de 5 kilómetros de costa. Un litoral que incluye cientos de apartamentos en Matalascañas cerca de la playa, sin duda alguna los más buscados. En una de ellas, la playa de Castilla, se encuentra precisamente el símbolo de este destino, que es la Torre de la Higuera, insertada dentro de las aguas del océano Atlántico. Unas aguas galardonadas en durante 16 años consecutivos con bandera azul por su calidad. Además, para los más exigentes, muchos de ellos ofrecen otros servicios adicionales más allá de su proximidad a la playa o sus vistas al entorno. Este es el caso de los apartamentos en Matalascañas con piscina, que a pesar de estar muy cerca de la playa incluso te permiten bañarte sin salir de ellos. La variedad de alojamiento en este destino es muy destacable, incluso en su duración. En Matalascañas tienes apartamentos por días, para un fin de semana e incluso para semanas enteras o más. Reserva el tuyo durante todo el tiempo que necesites para conocer la zona como un torrehiguereño más, Doñana no se visita en un día.

Apartamentos para familias

Apartamentos que aceptan mascotas

Apartamentos para parejas

Todo sobre Torre de la Higuera

Perteneciente al municipio de Almonte, Matalascañas se encuentra envuelto por el maravilloso entorno natural Doñana, en la provincia de Huelva y la comunidad autónoma de Andalucía. Una parte de la costa suroeste peninsular muy próxima a Portugal y conocida como la Costa de la Luz; del mismo modo que Matalascañas también recibe el sobrenombre de Torre de la Higuera, símbolo del pueblo. Protagonista de esta historia es, precisamente, el país vecino, ya que esta torre almenara construida por orden de Felipe II obtuvo su ubicación actual tras el terremoto de Lisboa ocurrido en 1755. Aún a día de hoy resulta llamativo encontrarse una torre girada del revés a más de 50 metros de la costa. No en vano se trata de uno de los principales atractivos turísticos de Matalascañas. Dentro del propio Parque Nacional de Doñana se encuentran otras cuantas torres similares, todas ellas levantadas para proteger la costa onubense de ataques piratas. La Torre del Oro y la Torre de Carbonera son dos de ellas, una a cada lado del núcleo central. Aunque si algo define a Matalascañas es la figura del lince ibérico, hasta tal punto que dispone de una estatua en pleno centro del pueblo. Incluso se dice que quien le toca la nariz tiene buena suerte de por vida. No es para menos, ya que Doñana es uno de los pocos lugares donde se conserva uno de los animales más en peligro del mundo. Por todo ello no se puede decir que estamos hablando de un destino común, ya que nada en su corta historia lo ha sido. Además de esta larga lista de curiosidades y elementos que caracterizan Matalascañas, la distribución del propio núcleo no deja de ser también particular. Por ello, y para que puedas buscar el tu alojamiento vacacional en el lugar que mejor pueda venirte, a continuación te explicamos cómo se distribuye el pueblo de Matalascañas.

  • Primera línea de playa: como decíamos, los apartamentos en primera línea de playa son la opción más recomendable para viajes de vacaciones. Es la zona más animada y además también la que presenta una mayor oferta de alojamiento. Restaurantes, tiendas, chiringuitos y muchas más propuestas se extienden a lo largo del paseo marítimo torrehiguereño. Si tu objetivo es desconectar con una vista privilegiada del océano Atlántico deberás comenzar tu búsqueda en los sectores de Cerdeta, Dehesa de las Marimas, Malvasía, Nutria, Palmito o Torre Zalabar.
  • Pueblo: en una segundo nivel, el grueso del pueblo se encuentra separado del mar y de la playa por los sectores anteriores. En esta zona encontramos el centro de Matalascañas, que recibe el nombre de Ánade Real, y caracterizado por la gran vida nocturna que ofrece. Bares, restaurantes, pubs y discotecas abundan en este sector, que a la postre es la entrada de Matalascañas. Inglesillo, Halcón Peregrino y Brazo de la Torre son otros dos sectores destacados de esta área.
  • Bloque 2: por otro lado, esta zona se extiende al sureste del pueblo, tras el sector de Torre Zalabar. Al ser la prolongación del anterior, posee una pequeña zona costera que recibe el nombre de Calamón. Otros sectores como Aulaga, Boliche o Fumarel quedan en una zona más interna y próxima al Parque Dunar.
  • Golf: la zona del campo de golf se encuentra en pleno centro geográfico de Matalascañas, correspondiente al sector J. Está rodeada por los sectores de la Laguna del Sopetón, Ostrero, Junco y Quercus; por lo que si te apasiona este deporte, estas zonas te permitirán descansar pegado a los hoyos.

Vacaciones de playa en la costa torrehiguereña

Matalascañas, a diferencia de otros destinos de costa, es muy versátil. Claramente el mejor momento para visitarlo es en verano, durante las vacaciones. Entre julio y agosto se produce su mayor pico de ocupación; por eso en temporada alta los precios de los apartamentos turísticos llegan a multiplicarse x2 respecto al nivel medio anual. A pesar de haber aumentado considerablemente para satisfacer la demanda existen, Matalascañas tiene un tamaño limitado y no excesivamente grande al estar rodeado de un área protegida. Es por ello que resulta conveniente reservar alojamiento con antelación para sortear el aumento de precio o incluso asegurarse un lugar donde dormir. Las playas torrehiguereñas son su principal atractivo turístico, combinando urbanas y de fácil acceso con otras vírgenes envueltas por el precioso entorno que rodea este destino onubense. Por un lado, la playa urbana está dividida en dos, la de Matalascañas y la de Torre de la Higuera, sumando entre ambas más de 5 kilómetros de largo. Por el otro, más de 50 kilómetros de arena rodeada de zonas vírgenes, con las playas de Castilla y de Doñana como las más extensas. Para disfrutar plenamente de ellas será imprescindible visitarlas con el buen tiempo, durante los meses de verano. Ahora bien, si quieres huir de las masificaciones, puedes ir fuera de temporada y preparar una estancia un tanto diferente. Para empezar, entre noviembre y abril los apartamentos pueden llegar a ser hasta un 40% más baratos de lo habitual. Paralelamente a esto contarás con unas condiciones probablemente mucho más idóneas para recorrer los alrededores de Matalascañas a tu manera; ya sea a pie, en bicicleta, a caballo o en todoterreno. El Parque de Doñana ofrece todas estas opciones para explorar hasta el último centímetro, llegando al famoso Acantilado del Asperillo o al Lucio del Lobo. Seguramente sea buena idea hacer todo este recorrido con unas temperaturas algo más amigables que las de pleno verano. A su vez descubrirás las otras torres almenaras que conserva esta parte de la Costa de la Luz. Como también tendrás la posibilidad de seguir disfrutando de la gastronomía torrehiguereña, muy basada en los productos del Atlántico. La corvina a la plancha, el pescado salvaje de la costa, las coquinas, las gambas blancas o el arroz caldoso con carabineros son solo algunos de los platos típicos que podrás probar durante tu estancia.

Doñana, extensas playas vírgenes y visitas imprescindibles

  • Parque Nacional y Natural de Doñana: está considerado una de las zonas naturales protegidas más importantes de Europa, habiendo sido calificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es el hábitat natural de multitud de especies, especialmente aves acuáticas atraídas por sus extensas marismas. De hecho, se han llegado a clasificar a más de 300 especies diferentes en un año. Pese a ello, el rey de este entorno natural es sin duda alguna el lince ibérico, una de las especies más amenazadas del mundo.
  • Torre de la Higuera: en la actualidad conocida como La Peña por los locales, es una antigua torre de vigía construida junto con otras diez torres almenaras a lo largo de la costa de Huelva. Felipe II ordenó su levantamiento en el siglo XVI como medida de protección ante los habituales ataques piratas. El terremoto de Lisboa de 1755 hizo que se precipitara desde lo alto del acantilado en el que se hallaba, cayendo invertida sobre la playa. Es Bien de Interés Cultural y Patrimonio histórico de España.
  • Playa Torre de la Higuera: se trata de la zona que rodea la torre anterior, conocida popularmente con ese nombre. Está ubicada en el extremo noroeste de la ciudad y cuenta con servicios de vigilancia, hamacas y chiringuitos, entre otros. El acceso es muy fácil y su grado de ocupación es alto.
  • Playa de Matalascañas: el núcleo urbano se asienta alrededor de ella, por lo que es la principal de la zona. Por ser la más próxima es también la más ocupada en julio y agosto, siendo frecuentada generalmente por familias.Está rodeada de un extenso paseo marítimo en el que se ubican los principales chiringuitos y restaurantes torrehiguereños.
  • Playa de Castilla: ya a las afueras del núcleo poblacional, en su lado noroeste, está playa presume de 20 kilómetros de arena en un entorno de acantilados abruptos que la protegen. En un entorno prácticamente virgen, el acceso sólo puede llevarse a cabo desde determinados puntos, provocando que la ocupación sea relativamente baja.
  • Playa de Doñana: se inicia en Matalascañas y se extiende hasta el final del río Guadalquivir. En total, más de 35 kilómetros de costa. Alrededores suyo, el entorno natural de Doñana. Es una de las playas vírgenes más extensas de Europa, con una gran riqueza medioambiental que contemplar mientras se disfruta de un baño las aguas atlánticas.
  • Playa del Asperillo: es la prolongación de la playa de Castilla, estando ubicada justo delante del acantilado homónimo. El acceso a ella es complicado, por un sendero dunar repleto de arbustos y pinos de 1,5 kilómetros de largo; por lo que su ocupación es muy baja. La recompensa es una playa virgen en un entorno protegido.
  • Cuesta Maneli: el sendero anterior es conocido como Cuesta Maneli, ya que durante su kilómetro y medio transcurre por un bonito paisaje dunar repleto de vegetación como arbustos y pinos, finalizando en una escalera de madera rodeada de acantilados.
  • Monumento Natural Acantilado del Asperillo: estos son los acantilados que rodean la playa y el sendero anteriores. Distinguidos como Monumento Natural, se trata de un extenso sistema dunar fósil, considerado como uno de los paisajes más peculiares de la Península.
  • Museo del Mundo Marino: con cinco salas temáticas y englobado dentro del propio Parque Dunar, en su interior alberga una importante colección de la flora y la fauna de Doñana, así como de la vida marina del Golfo de Cádiz. Fue inaugurado en 2002, aunque en la actualidad permanece cerrado.
  • Faro de Matalascañas: conocido como el faro de La Higuera, está ubicado a muy pocos metros de la torre con la que comparte nombre. Fue construido en 1986.
  • Palacio del Acebrón: es una antigua casa-palacio de la segunda mitad del siglo XX, ubicada en las proximidades del Parque de Doñana, junto a la localidad de El Rocío. Su interior ha sido rehabilitado para difundir y presentar el patrimonio etnográfico del Parque Nacional.
  • Torres Almenaras: a lo largo de la costa que rodea Matalascañas se mantienen en pie algunas de las 14 torres que llegaron a construirse durante el reinado de Felipe II. Además de la Torre de la Higuera, de norte a sur se encuentran la Torre del Oro, la del Asperillo, la de Zalabar, la de San Jacinto y la de Carbonera.
  • Marismas de Odiel: al final de Doñana, junto a la desembocadura del río Odiel, se encuentra otro importante entorno natural. En su caso es Reserva de la Biosfera también por la UNESCO y estando rodeado por otros entornos igualmente valiosos como las Reservas Naturales de la Isla de Enmedio y de las Marismas del Burro.
  • Río Guadalquivir: actuando como delimitación natural al Parque Dunar de Doñana, el río Guadalquivir tiene su desembocadura a no muy lejos de Matalascañas. Sin duda uno de los ríos más importantes de España con final en un entorno natural de gran valor.