logo text hundredrooms Hundredrooms

Museos que no conocías pero que no vas a olvidar

hace 2 meses | Francisco Garau Rigo

BLOG HUNDREDROOMS

Destino
    Fechas
    Llegada
    Salida
    Nº Personas2 Personas
    Compara gratisCompara gratis

    Dónde

  • Hundredrooms >
  • Inspiracion >
  • Lugares para visitar >
  • Museos que no conocías pero que no vas a olvidar

  • El mundo, ese gigantesco lugar que habitamos y que da cabida a todo tipo de ocurrencias. Desde las más coherentes hasta las más pintorescas… y es que “hay gente para todo”. Hoy, en Hundredrooms, vamos a aprovechar el Día del Museo para presentarte dos Top 5: el nacional y el internacional. Como anticipo de lo que estás a punto de leer, te podemos asegurar que no te van a decepcionar. Museos de todos los colores, temáticas que nunca habrías imaginado, objetos tan extraños como cotidianos… He aquí los mejores:


    TOP 5 ESPAÑA


    1. Museo Tiflológico, Madrid


    Un museo diferente desde el momento de su propia creación: nació de la decisión de las personas invidentes y fue diseñado específicamente para ellos. En él, no existe la prohibición de “no tocar” sino la recomendación de hacerlo,  los sentidos del tacto y del oído superan al de las vista por unas horas. Las maquetas de monumentos arquitectónicos son su principal atractivo; pues, aparte de contemplarlos, también puedes descubrirlos a través del contacto con sus formas.


    2. Museo de las microminiaturas, Alicante


    camellos en miniatura museo alicante


    En este peculiar museo todo adquiere una dimensión mayor. Literalmente, pues la exposición en cuestión es de miniaturas diminutas que el publico observa gracias a la ayuda de lupas muy potentes. Para que os hagáis una idea, en él se puede ver la Estatua de la Libertad a través del ojo de una aguja, el Guernica de Picasso pintado en una semilla o una pulga vestida de torero. La originalidad no está solo en las dimensiones, sino también en las escenas.


    3. Museo del orinal, Salamanca


    Puede sonar a broma; pero no, es real… y no solo eso, sino que además cuenta con más de 1.300 piezas entre sus paredes. Orinales y escupideras forman esta extensa colección y son los auténticos focos de atención de este particular museo. De cerámica, de porcelana, de piedra, decorados… para un sin fin de ejemplares diferentes. Una variedad que no acaba ahí: igualmente su lugar de procedencia los hace todavía más especiales. ¡Hasta 27 países de procedencia! ¿Se imaginan por las penurias que habrán tenido que pasar toda esa colección de recipientes?


    Orinal museo


    4. Museo de la trufa, valle de Allín


    Especial por su temática, esta exposición destaca por presentar este hongo subterráneo que crece de manera natural en las raíces de algunos árboles. Como sabrás si eres de los afortunados que puede regentar restaurantes de alto standing, la trufa es un producto muy utilizado en la alta cocina. Al desarrollarse bajo la tierra, en el museo de la trufa se apoyan en paneles de contenido, proyecciones multimedia interactivas y audiovisuales e incluso microscopios y lupas. , Si quieres llevarte un hongo de recuerdo, a la salida se podrán comprar aquellos que lograron esquivar a la “trufa de la guillotina”, pues su supervivencia está subeditada a las condiciones externas.


     


    5. Museo del perfume, Barcelona


    Unos 5.000 perfumes diferentes conforman esta curiosa galería. La evolución del perfume entre vitrinas, desde los egipcios hasta los más modernos. Ideal para aquellos amantes del cine que deseen evadirse del mundo real por unas horas para perderse entre miles de frascos como Ben Whishaw en el film dirigido por Tom Tykwer, cuyo nombre comparte con el propio museo.


    Foto|Evemuseografía


    TOP 5 INTERNACIONAL


    1. Museo de los quiebres amorosos, Croacia


    Sin lugar a dudas, este museo ubicado en Zagreb merece la primera posición en este pintoresco ranking. ¿Por qué? Muy fácil, porqué en el se ha reunido una colección formada por aquellos recuerdos de parejas anónimas que, antes de tirar los objetos de su amor fallido, lo donan a la causa. Brillante, ¿no crees? Ya lo sabes, tanto si te entra la curiosidad como si tu media naranja te deja por medio limón, este es tu sitio.


    2. Museo Falológico, Islandia


    shutterstock_168527777


    No menos mérito tiene esta exposición. Que no te engañe el nombre: falológico es la versión postureta de pene. Vamos, una larga y extendida colección del aparato reproductor masculino creada a partir de las donaciones de donantes fallecidos previamente. Podrá resultarte más o menos llamativo; eso sí, lo cierto es que el trabajo del departamento de márketing fue tan sensacional como desconcertante el resultado final.


    3. Museo del calcetín, Japón


    Rápido, di un número. ¿Cuántos pares de calcetines crees que hay? Seguro que ni te has acercado… ¡¡20.000!! Desde el más largo del mundo hasta los usados por personalidades famosas en actos oficiales e incluso históricos. Lógicamente, si está el más largo también estará el más corto; así como que una extensa colección que aúna tanto a los más antiguos y clásicos como a los más modernos y nuevos. Cuenta la leyenda que aquel típico calcetín que se separa de su par y lo abandona en tu cajón aparece ahí en el museo nipón.


    4. Museo del arte malo, Estados Unidos


    Si no puedes destacar por tu calidad, destaca por la ausencia de ella;  algo así, imaginamos, es lo que debieron de pensar los fundadores de este peculiar museo en Massachusetts. Como podrás imaginar, en este museo se exhiben las mayores aberraciones artísticas jamás creadas. Pero ojo, la historia todavía puede dar más de sí: solo se aceptan obras sinceras; es decir, sin una intención deliberada de dar vida a un despropósito. Así que ya lo sabes, tal vez uno de tus dibujos pueda acabar ahí… siempre y cuando sea “sincero”.


    5. Museo de las falsificaciones, Francia


    Guy Isnard, a police official, curating an exhibition of fakes in Paris, 1955. Photo by Robert Cohen for Time-Life.


    No muy diferente del anterior, en este museo parisino se exponen las creaciones del mercado negro junto a las originales. Un “arte” que, por lo visto, viene de atrás; pues la imitación más antigua data del siglo I a.C. Como no, tiene su explicación: el vino francés se pagaba peor que el griego o el romano, de modo que los franceses “plagiaban” sus ánforas para hacer pasar su vino por el de sus competidores. Un museo que está en contínua renovación y que ya dispone de imitaciones en el sector de la telefonía móvil. A todas ellas las delata algún detalle, si quieres descubrirlo; a París has de ir.


    Francisco Garau Rigo

    Periodista apasionado por el mundo digital. También por el real. Amante del deporte, de la buena música y del buen cine. Un lema: "El éxito no viene de hacer cosas extraordinarias, sino de hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien".