logo text hundredrooms Hundredrooms

5 escenarios de película que puedes visitar

hace 2 meses | Francisco Garau Rigo

BLOG HUNDREDROOMS

Destino
    Fechas
    Llegada
    Salida
    Nº Personas2 Personas
    Compara gratisCompara gratis

    Dónde

  • Hundredrooms >
  • Inspiracion >
  • Lugares para visitar >
  • 5 escenarios de película que puedes visitar

  • En Hundredrooms nos gusta mucho el cine… casi tanto como viajar. Por ello hemos decidido juntar estas dos pasiones para poner al alcance de tu mano una propuesta de viaje diferente, de película. No intentes engañarte: todos hemos soñado alguna vez con ser famosos, estar en el centro de cámaras y focos; no obstante, ese sueño solo puede hacerse realidad para unos pocos. Desafortunadamente, nosotros no podemos hacer nada para ayudar a convertirte en una estrella; pero lo que sí podemos hacer por ti es proponerte algunos destinos donde te sentirás como el protagonista de tu película favorita.


    [1] El bueno, el feo y el malo, España




    Sí, uno de los grandes films de la historia del cine fue grabado íntegramente en nuestro país; concretamente, en Almería. El western dirigido por Sergio Leone transcurre en el desierto de la ciudad andaluza, con la Peña de Villanuevay el Valle del Arlanza como perfectos escuderos paisajísticos. Un terreno que descubrieron a la perfección sus tres protagonistas: Eli “el Feo” Wallach, Lee “el Malo” Van Cleef y, como no, Clint “el Bueno” Eastwood.


    En la escena estrella de la película, el Bueno, el Feo y el Malo inician un triello -duelo entre tres- en el Valle de Mirandillas, en Burgos. Tras una serie de meticulosos acontecimientos, la acción se planta en ese valle, donde se ubica el Cementerio de Sad Hill y solo puede quedar uno en el desenlace de esta inigualable historia. Desde luego, si decides ir a verlo con tus propios ojos, recomendamos llevarte la banda sonora en tu móvil para que tus oídos también puedan sentirlo. Podrás sentirte el cuarto protagonista… No sé, ¿qué tal el Guapo?


    [2] La venganza de los Sith, Italia


    En la tercera entrega de Star Wars, George Lucas se apoyó del Monte Etna en Sicília para el rodaje de unos de los momentos más épicos de la saga. Si eres fan, seguramente ya sabrás de qué escena estamos hablando; si no, es muy que conozcas las respuesta aún sin ser consciente de ello -siempre y cuando hayas visto la peli, claro-. No es otra que la inolvidable batalla jedi entre Obi-Wan Kenodi y Anakin Skywalker en el planeta volcánico de Mustafar.


    Etna Sicilia



    Pues bien, el volcán en cuestión no es otro que el del Monte Etna. Éste decidió entrar en erupción mientras se estaba rodando la tercera parte de la Guerra de las Galaxias y Lucas, muy inteligentemente, aprovechó para grabar varios planos con su productora para usarlos en su obra. Unos minutos de enorme valor cinematográfico y muy bien logrado. ¿O pensabas que habían luchado a los pies de un cráter expulsando lava? No, hombre, no. Así como tampoco tienes -ni debes-  que hacerlo tú. Ya lo sabes, si vas a Sicília, recuerda que una parte del Borde Exterior está ahí.


    [3] La lista de Schindler, Polonia


    En Cracovia no solo encontramos un pedazo de la historia del cine, sino también de la historia de la humanidad. En las calles de la capital polaca y sus aledaños se rodó una película basada en hechos reales que llegó a los corazones de millones de espectadores y que se embolsó hasta 7 Oscars. Siguiendo con la nómina de grandes directores, este film estuvo dirigido por Steven Spielberg, quien se aprovechó del buen estado de la capital para rodarla in situ. Una historia que combina el centro urbano habitado por los judíos y los campos de concentración a los que eran enviados tras su captura. Sin embargo, el eje central es la fábrica de Schindler.




    Oskar Schindler era un empresario alemán y simpatizante del régimen nazi que fundaría una fábrica de ollas a las afueras de Cracovia. Al principio, contrataba a trabajadores judíos por  el simple hecho de ser más baratos; aunque, con el paso del tiempo, se fue solidarizando con ellos hasta dar empleo a más de los necesarios para salvarles la vida. Esto hace de su fábrica un punto de especial interés turístico y que todos deberían visitar si embarcan la maleta rumbo a Polonia


    [4] Interstellar, Islandia


    Las historias de amor no solo se dan entre personas, sino que le pregunten a Christopher Nolan. El genial director de Memento, Origen o la saga de Batman, entre otros, parece haber encontrado en Islandia el escenario idílico para sus películas. Así que Interstellar no podía ser menos, que la película estuviera ambientada en el espacio exterior no iba a ser suficiente problema.  Para su rodaje, Nolan necesitaba dos planetas distintos en los que ubicar la historia. ¿Adivinan dónde los encontró?



    Correcto. En Islandia. Tanto el Planeta Miller como el Planeta Mann se encuentran en la pequeña isla nórdica y están separados por solo dos horas de camino. El primero de ellos tiene su escenario en Orrustuhóll, en el Eldhraun Lava Field; mientras el segundo en el Glaciar Svínafellsjökull en el Parque Nacional de Vatnajökull. Una zona que, como dijimos, ya apareció también en la trilogía del Caballero Oscuro. Por todo esto, si algún día quieres contactar con Christopher Nolan, puedes probar suerte ahí… Igual te lo cruzas.


    [5] El Señor de los Anillos, Nueva Zelanda


    Acabamos con una de las trilogías más relevantes tanto del cine como de la novela. Peter Jackson, el director de la adaptación cinematrográfica de la novela de J.R.R. Tolkien, decidió que las tierras neozelandesas eran las mejores para asentarel poblado de la Comarca y toda su historia posterior. Para ser más precisos, es en Matamata donde se puede encontrar la particular población de los hobbits, aquellos seres de dimensiones reducidas sobre los que gira la grabación.




    Ese es solo el punto de partida de la saga y, posiblemente uno de los más reconocidos; sin embargo, el Mapa de la Tierra Media coincide en muchos puntos más con el de Nueva Zelanda. En Wellington, por ejemplo, podrás pasear por lo Jardines de Isengard, donde Saruman levantó su fortaleza; o los pináculos de Putangirua, donde habitaban los espíritus en el Sendero de la Muerte. En Canterbury se construyó el imperio de Rohan y, pese a que no queda nada de él, toda esa mística que le rodeaba sigue ahí para los amantes de la trilogía. El etcétera es muy largo, de modo que lo mejor que puedes hacer si quieres conocer el mapa entero es viajar hasta allí y pasarte por la Tierra Media en persona.


    Francisco Garau Rigo

    Periodista apasionado por el mundo digital. También por el real. Amante del deporte, de la buena música y del buen cine. Un lema: "El éxito no viene de hacer cosas extraordinarias, sino de hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien".