logo text hundredrooms Hundredrooms

Que ver en Venecia: La ciudad de los canales y carnavales

hace un mes | pbarcelo

BLOG HUNDREDROOMS

Destino
    Fechas
    Llegada
    Salida
    Nº Personas2 Personas
    Compara gratisCompara gratis

    Dónde

  • Hundredrooms >
  • Inspiracion >
  • Lugares para visitar >
  • Que ver en Venecia: La ciudad de los canales y carnavales

  •  


    Venecia se encuentra en la parte de arriba de la bota italiana. Dicho de otra manera, está en el noroeste de Italia, justo a 200 Km al norte de Roma. La ciudad es famosa por dos motivos, el primero es que su territorio se reparte sobre la costa europea y en distintas islas que están agrupadas sobre el mar Adriático. Además de esto, por ella atraviesan muchos canales de agua que se comunican a través de puentes con todas las islas. Y el segundo motivo es su gran carnaval, lleno de disfraces clásicos, fiestas y eventos privados. Dos fuertes razones para irte de viaje sin pensarlo. En nuestra guía te mostraremos todo lo que tienes que ver en Venecia para que te sea mucho más fácil.


    Te recomendamos seguir el itinerario empezando por recorrer el gran Canal de Venecia, el puente Rialto, la Basílica de San Marcos y su plaza y acabar en el Palacio Ducal.


    Lago y puente Rialto en Venecia


    Que ver en Venecia:


    La ciudad de Venecia es lo principal, es la estrella de la película, ella misma es la atracción turística más importante de la región. Su arquitectura mezcla el estilo renacentista, el gótico, el bizantino y hasta el barroco, más su estructura de como están repartidas las casas, la hacen muy especial. Está llena de edificios que tocan prácticamente el agua. Si te das un paseo por sus calles lo más seguro que siempre notes la brisa salada del mar. Y algunos de los callejones dan a los canales, que hay repartidos por todas las islas, haciendo un total de 159 más el gran Canal de Venecia.


    Dentro del agua hay un sinfín de embarcaciones. La más usada es la góndola, hay que decir que los precios superan los 80 € y solo es por un trayecto de 30 minutos. Estaría bien que por ese precio te cantaran alguna canción o que al menos te sirvieran una cena en el agua. Pero como ya he dicho, estaría bien, porque por ahora solo puedes pasear con ella. ¡Eso sí! sin tener que remar. Y bueno, puedes hacerlo solo o acompañado, eso ya depende de ti. Pero si que disfrutarás de las estupendas vistas mientras surcas por la laguna del mar Adriático.



    Gran Canal de Venecia


    Tiene una extensión de unos 4 km, pero sigue un recorrido curvo en forma del zigzagueo de una serpiente cruzando toda la ciudad. Para atravesarlo cuenta solo con cuatro puentes: El puente Rialto, el puente de la Academia, el puente de los Descalzos y el puente de la Constitución. El primero es el más famoso, ya que es el más antiguo de la ciudad.


    Para cruzar el canal puedes hacerlo de tres maneras distintas:



    • Coger un Vaporetto: Como Venecia está inundada literalmente, no hay un servicio de autobuses en el centro. Pero si las embarcaciones llamadas Vaportettos, que vienen a ser lo mismo pero en formato barca. De los tres métodos es el más caro.

    • Subir a un Traghetto: Es el más recomendable, te llevan en góndola de un extremo al otro del canal por un módico precio.

    • Ir nadando: ¡Es broma! Está completamente prohibido nadar en ellos. Igualmente no te lo recomendamos, porque el agua no es que esté muy limpia…





    Una publicación compartida de Joniii ? (@jfre1tas) el




    Carnaval de Venecia


    El carnaval de Venecia es una costumbre muy antigua, que viene de los años posteriores a 1296. Los nobles y aristócratas se disfrazaban para pasar desapercibidos entre la multitud plebeya. Además de los ropajes victorianos. usaban unas máscaras blancas con telas de colores oscuros con agujeros en la parte de los ojos y de la boca. Y para completar el disfraz se ponían un sombrero de tres picos. Durante muchos años se hicieron fiestas de disfraces de este estilo, hasta que llegó Napoleón y las prohibió por miedo a que conspirasen contra él. Fue en 1979 que se continuó oficialmente con la celebración.


    A diferencia del Carnaval del Brasil y del español, es que durante diez días realizan distintas fiestas y montan algunos desfiles por las calles y por los canales. Decoran barcas y se suben a ellas disfrazados también. Y no podía faltar un concurso de disfraces entre tantos venecianos entusiasmados en participar con sus vestidos y trajes tan característicos de la época.




    Basílica de San Marcos


    También llamada la Catedral de San Marcos, es una parada obligada en Venecia, porque es la iglesia más importante de la ciudad.  Su arquitectura es completamente bizantina y fue construida entre el año 828 y el 832. Se hizo en nombre de San Marcos el Evangelista, del que guardaban sus reliquias robadas de Alejandría. Aunque este templo cien años después sería quemado y destruido por un motín. En 1063 se reconstruyó y por la imposición de un mandato de la república Veneciana, se obligó a los mercaderes a hacer donaciones cada vez que les fuera bien en sus negocios. Por este motivo, cuenta con distintos materiales y decoración. Podemos ver esculturas doradas de caballos, cinco cúpulas en el techo enormes y muchas cruces.


    Basílica de San Marcos en venecia


    Plaza de San Marcos


    En frente de la Basílica encontramos la plaza de San Marcos, se dice que es una de las más bonitas del mundo. Hasta y todo el gran Napoleón la llamó “El salón más elegante de Europa”. En el lugar puedes comer un poco de pasta o pizza, tomarte un café o una copa italiana, como el aperol o el limoncello, Encontrarás  restaurantes y bares en todas las esquinas de la plaza. Como dato curioso, es que la plaza muchas veces se ha inundado porque es la zona de Venecia mas baja respecto al nivel general de la ciudad. Cuando sube la marea casi casi puedes ir en barca por la zona.


    En los alrededores de la plaza de San Marcos encontraremos su campanario, el Palacio Ducal y la Torre del Reloj. Este edificio es famoso a la hora (nunca mejor dicho) de tocar las campanadas. En el tejado se encuentran dos esculturas de dos hombres hechos de bronce, de procedencia árabe. Y estos dan las horas golpeando varias veces la campana. La estructura del reloj es muy bonita, su centro es azul, rodeado por un aro con las figuras del símbolo del zodiaco en dorado, y en el círculo mayor aparecen las horas talladas en números romanos en piedra.

    Plaza de San Marcos al atardecer


    Palacio Ducal


    El palacio Ducal es famoso porque fue la residencia de los líderes de la república veneciana, ha sido sede del gobierno y también su cárcel. Es un edificio de forma rectangular de estilo gótico hecho de mármol. Por el paso del tiempo y la incidencia del sol, se ha ido quedan de un color amarillento. Dos de las fachadas que se pueden ver con claridad están apuntando al lago y la otra hacia la Plaza de San Marcos.


    Hoy en día se puede visitar como monumento, tiene algunas exposiciones de cuadros y se puede disfrutar de la decoración y su arquitectura interna, que mezcla el estilo renacentista y el bizantino.  Durante la visita también se puede pasar por el Puente de los Suspiros, de estilo barroco, que daba acceso a los calabozos. Es un poco horripilante pero el nombre del puente viene de los presos que iban a ser  ejecutados que suspiraban mirando por última vez el lago de Venecia.





    #abcdoeurope


    Una publicación compartida de Alexa Scarlata (@alexascarlata) el




    “El mercader de Venecia”


    Es un libro escrito por Shakespeare que cuenta la historia de amor entre un noble pobre y una chica de familia rica. Y para conseguir a la chica se endeuda con un mercader. Lo curioso es que como al final no puede devolver el dinero, se lo tiene que pagar con carne. Pero aquí la trama ya se pone interesante, por lo que mejor no os cuento más.


    No más hoteles en Venecia, mejor apartamentos


    Si vas a visitar las tierras de agua, te recomendamos ir a algún apartamento en Venecia de Hundredrooms. Donde encontrarás los mejores precios comparados entre muchas webs. Que mejor que estar en la casa de un Veneciano y sentirse como tal, comprar un poco de pasta fresca y cocinarla en tu apartamento. ¡No lo dudes más! ¡Ven a Venecia!


    pbarcelo