logo text hundredrooms Hundredrooms

Qué ver en Praga, la capital de la Bohemia

hace 2 meses | Francisco Garau Rigo

BLOG HUNDREDROOMS

Destino
    Fechas
    Llegada
    Salida
    Nº Personas2 Personas
    Compara gratisCompara gratis

    Dónde

  • Hundredrooms >
  • Inspiracion >
  • Lugares para visitar >
  • Qué ver en Praga, la capital de la Bohemia

  • Hay muchísimas cosas que ver en Praga si viajas pocos días, por eso en Hundredrooms queremos recomendarte los mejores puntos de interés que visitar para que no te dejes nada imprescindible. Por su ubicación en el corazón del continente, ha jugado un papel importante en la historia y cuenta con un valor patrimonial prácticamente incalculable. Tanto si vas solo un fin de semana, como parte de tu itinerario en el Interrail, o durante una temporada, Prague es un destino que hay que visitar al menos una vez en la vida.


    Turismo praga


    Cosas que ver en Praga en 3 días


    Aterrizas en la República Checa, de donde es capital Praga, a 10 kilómetros de la ciudad, en el Aeropuerto de Vaclav Havel.  En seguida notarás el cambio de temperatura. El tiempo en Praga es algo particular, pues en verano es cuando más llueve. Primavera y otoño son las mejores estaciones para visitar la capital checa, a no ser que quieras vivir una Navidad en Praga bajo la blanca nieve praguense. Para posibles cuestiones que te puedan surgir, en la página de la Oficina de Turismo de Praga puedes encontrar más información sobre la urbe.


    Volviendo una líneas atrás, llegas al aeropuerto y la mejor opción para conectar con el centro de la ciudad es la línea 119, que te dejará en la estación de metro de Dejvicka por poco menos de un euro y donde podrás enlazar hasta los principales puntos de la capital.


     



    Praga, capital de la República Checa, es una de las ciudades más bonitas de Europa. Una opción muy a tener en cuenta, ya con calma en la ciudad, es la de adquirir una Prague Card. Esta tarjeta no solo te servirá para el transporte público, sino que además tendrás acceso gratuito a más de 50 monumentos de la ciudad y recibirás una guía con toda la información de Praga. Especial atención a lo del trasnporte, pues la principal característica praguense es que se trata de un gran núcleo formados a partir de otros más pequeños… y cada uno tiene su atractivo.


    Muy bien, pero ¿dónde están los puntos de interés? Como diría Jack el Destripador: vamos por partes.


    El Castillo de Praga en Hradčany


    Empezando la radiografía de la ciudad por el noroeste, encontramos la zona de Hradčany. Una ciudad -actualmente distrito- cuyo principal activo es el más visible del conjunto de Praga: el Castillo de Praga. Un castillo que, curiosamente, se construyó varios siglos antes que la propia ciudad y del que ésta, en sus inicios, se encontraba fuera de las murallas. Estamos hablando del castillo más grande del mundo, una construcción que supuso el “nacimiento” de la historia praguense allá por el siglo IX. Es el monumento más importante tanto de la República Checa como de la ciudad de Praga.


    Monumentos de Praga


    El Castillo de Praga no es más que la culminación de varios monumentos diferentes, cuyo valor adquiere una nueva dimensión en su conjunto. Así, en su interior, se encuentran desde el Antiguo Palacio Real hasta iglesias,conventos y torres. Lugar de residencia del Presidente de la República Checa en la actualidad, en su patio interno se puede presenciar la típica ceremonia del cambio de guardia. Como decíamos, también alberga varias iglesias, siendo la Catedral de San Vito más importante del país y unos de los puntos más característicos de Praga. Todavía dentro del castillo, el Callejón de Oro merece ser escenario de un corto pero intenso paseo rodeados por casitas de diferentes colores, hogar de los orfebres del pasado praguense.


    Para aprovechar al completo la visita a Hradčany no puede faltar una para en El Loreto y Monasterio de Strahov.


    El Puente de Carlos y la Ciudad Pequeña


    Localmente conocida como Malá Strana, la Ciudad Pequeña fronteriza por el norte con la de Hradčany. En esta zona encontramos una plaza con su mismo nombre. La Plaza de la Ciudad Pequeña constituyó el núcleo de esta pequeña ciudad desde sus inicios. En ella se levantaron también algunas iglesias, de entre las que destacan la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y, sobre todo, la Iglesia de San Nicolás.  Ésta comparte nombre con otra iglesia que veremos más adelante y tiene una de las características Columnas de la Peste checas a sus pies con una estatua de la Santísima Trinidad. Ofrece, además, la posibilidad de subirse a su torre, desde donde se obtiene un vista periférica de la ciudad de Praga.


    A la Ciudad Pequeña se la conoce también por ser un gran espacio verde. Varios de los principales jardines de la capital se encuentran en ella: el Jardín Vtrba, el Parque Vojan, la Isla Kampa y el Monte Petřín, donde está el mirador más famoso de la ciudad en la Torre de Petřín.


    Qué ver en Praga


    Sin embargo, el monumento más famoso de la zona y también de Praga es el Puente de Carlos. Aunque no puede atribuirse a ninguna zona en concreto -pues precisamente está entre la Ciudad Pequeña y la Ciudad Vieja-; según la trayectoria que está siguiendo nuestro discurso, este es su lugar. Más de 500 metros de largo, 10 de ancho y 30 estatuas hacen de su belleza algo espectacular. Una de esas estatuas es la de Juan Nepumoceno, desde la cual se dice que lo deseos se cumplen. Eso sí, pidiéndolo con la mano izquierda sobre ella. Por probar que no quede…


     El Barrio Judío de Josefov


    Al otro lado del río de Praga, el Moldava, está la zona de Josefov. A ésta se la conoce como el Barrio Judio, pues en ella residió el núcleo judío siglos atrás. Un nombre motivado en José II, el gobernante que apoyó a los judíos en su intento de integrarse a la ciudad. Nacido a partir de la unión de dos comunidades judías ya existentes, a día de hoy todavía se conservan hasta seis de las sinagogas que llegó a haber en el pasado: la Sinagoga Española y la Sinagoga Vieja-Nueva (las dos primeras), la Sinagoga Alta, la Maisel y la Klausen.  Así mismo en su interior todavía puede visitarse el antiguo Ayuntamiento del Barrio Judío y el Monasterio de Santa Inés.


    Historia de Praga


    Sin embargo, el lugar más impactante de Josefov es el antiguo Cementerio Judío, donde fueron enterrados más de 100.000 judíos desde que los primeros fuesen depositados allí en el siglo XV. Millares de lápidas concretadas en un espacio muy reducido y sin seguir patrón alguno: una imagen digna de ver en Praga.


    La Ciudad Vieja con su Reloj Astronómico


    Justo debajo del Barrio Judío está el distrito de la antigua Ciudad Vieja, conocida como Staré Město. Esta zona, que corresponde al centro de Praga, es muy rica en materia de monumentos y puntos de interés. El más importante es, sin duda, la Plaza de la Ciudad Vieja, centro histórico de un espacio conocido como el más medieval de la urbe y una de las plazas más reconocidas a nivel europeo. En ella se encuentra el Ayuntamiento de esta antigua ciudad, hoy distrito y gran atracción del lugar gracias a su peculiar Reloj Astronómico, que se encarga de marcar las órbitas del Sol y de la Luna.  Además, existe la opción de subir a la Torre del Reloj, desde donde se obtiene una gran panorámica de la Ciudad Vieja.


    Fotos de Praga


    Todavía en la plaza principal, dos edificios destacan por encima del resto, ambos religiosos: la Iglesia de Nuestra Señora Týn y la Iglesia de San Nicolás, que es la que comparte nombre con la vista anteriormente en la Ciudad Pequeña.


    Ya fuera de ella, otros dos símbolos de la ciudad esperarán nuestra visita. El primero de ellos, el Klementium, que es la segunda construcción más grande de Praga solo superada por el Castillo praguense. En sus inicios fui la sede del colegio jesuita y de la Universidad; actualmente, en su interior se encuentra la Biblioteca Nacional. Mientras el segundo es la llamativa Torre de la Pólvora, pegada a la Casa Municipal. Siglos atrás, esta torre era la entrada a la Ciudad Vieja y distinguida por su color ennegrecido.


    Para vivir una de las obras más identificativas y famosas del Teatro Negro de Praga, esta zona es una gran opción. En ella se encuentran algunos de los principales centros de interpretación de ese estilo, siendo el Ta Fantastika el principal de ellos.


    La Ciudad Nueva asentada en Plaza de Wenceslao


    La zona de la Nové Město, la Ciudad Nueva, se extiende a hacia el sur. La Plaza de Wenceslao es su bandera y un lugar histórico para la República Checa: en esta plaza tuvo lugar la manifestación que inicio la famosa Revolución del Terciopelo, que acabaría con el comunismo en el país checo. Al final de sus 750 metros se encuentra el Museo Nacional de Praga. 


    Qué ver en Praga


    La Ciudad Nueva es un distrito muy cultural. Aparte del Nacional, también se encuentran otros dos de los museos más destacados de la capital checa como el Museo del Comunismo, como consecuencia de su vinculación histórica, y el Museo Mucha.  Así mismo, en la Nové Město se hallan la Ópera Estatal de Praga, el Teatro Nacional y La Casa Danzante.


    La fortaleza de Vyšehrad


    Más al sur todavía, debajo de Nové Město, se halla la misteriosa fortaleza de Vyšehrad, en un distrito con su mismo nombre. Según la mitología checa, formada bajo la voz de Libuse, la legendaria hija de Cech, padre de la patria checa: “aquí nacerá una ciudad cuya fama y gloria llegará a las estrellas”. Parece que así fue y a día de hoy es una de las más conocidas de toda Praga. En ella se encuentra la Iglesia de San Pedro y San Pablo, el famoso Parque Vyšehrad y el correspondiente Cementerio de Vyšehrad. Un lugar tan hermoso como misterioso que no tiene ni debería tener pérdida.



    También tienes la opción de enrolarte en alguno de los Free Tour Praga que ofrecen los voluntarios de SANDEMANs. Para todo aquel que cuente con tiempo suficiente para salir de la ciudad, las recomendaciones son muy claras y un must en el itinerario del viajero: Karlovy Vary, la mundialmente conocida “ciudad balnerario” y el Campo de Concentración de Terezín, a 61 kilómetros de la capital y con una valor humano tan alto como histórico. Si además dispones de un gran grado de libertad y ganas de viajar, no te olvides del circuito por Europa Central entre Praga, Viena y Bucarest para descubrir lo que esconden cada una de estas ciudades.


    Para acabar, recuerda que en Hundredrooms puedes encontrar los mejores apartamentos en Praga para que la República Checa sea tu casa por unos días.


    Francisco Garau Rigo

    Periodista apasionado por el mundo digital. También por el real. Amante del deporte, de la buena música y del buen cine. Un lema: "El éxito no viene de hacer cosas extraordinarias, sino de hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien".