logo text hundredrooms Hundredrooms

Evita robos en vacaciones: conoce a tu enemigo

hace 2 meses | Francisco Garau Rigo

BLOG HUNDREDROOMS

Destino
    Fechas
    Llegada
    Salida
    Nº Personas2 Personas
    Compara gratisCompara gratis

    Dónde

  • Hundredrooms >
  • Inspiracion >
  • Consejos para viajar >
  • Evita robos en vacaciones: conoce a tu enemigo

  • Todos hemos sentido en nuestras propias carnes ese escalofrío cuando notamos que en nuestro bolsillo no hay todo lo que debería de haber. Por suerte, posiblemente solo habrá sido un despiste, pero podríamos haber sido víctimas de un robo o hurto. En un abrir y cerrar ojos, sin haber sido conscientes de ellos. En ese indeseable caso, las pulsaciones se multiplican y una sensación de inseguridad invade nuestro cuerpo. Entonces será importante mantener la calma, denunciarlo a la policía e iniciar los trámites para desactivar tarjetas de crédito y demás.


    robos en vacaciones


    El mal ya esta hecho, se trata simplemente de reducir las consecuencias. Aunque, por otro lado, también seremos conscientes de nuestra parte de culpa. Cada vez más, estamos ante ladrones profesionales y hay que extremar las precauciones en lugares de alto riesgo, especialmente en las grandes aglomeraciones de gente. ¿Cómo podemos minimizar el riesgo? ¿A quién nos enfrentamos?


    El perfil de los ladrones profesionales


    Los ladrones profesionales son expertos en el arte del camuflaje, muy difíciles de identificar, y a día de hoy ya muy entrenadosNo se trata de hurtos ni robos aislados, sino reincidentes. Es evidente, por tanto, que la preparación para este tipo de actos ilegales es cada vez mayor, ya no es algo circunstancial. Este tipo de delincuentes están enrolados en algún tipo de banda de ladrones organizada y conoce al dedillo la legislación vigente. Por ejemplo, que no puede ser juzgado por hurto si éste no llega a llevarse a cabo. Así como de la diferencia entre simple hurto o robo:



    • Hurto: apoderarse ilegítimamente de un bien ajeno sin ningún tipo de presión sobre la víctima. Si el valor es menor de 400€ será considerado como falta, en caso de superarlos se tratará de delito.

    • Robo: similar al anterior, con la única diferencia de una presión física o psicológica sobre la víctima como antesala del delito.


    Ahora bien, su conocimiento no se limita a conocer el código penal, va mucho más allá. Sin ir más lejos, los turistas no son su víctima preferida por casualidad, sino por causalidad. Con el fin de no entrar en un sinfín de trámites y procedimientos legales prefieren olvidarse lo acontecido bajo el lema de “cosas de vacaciones”. El resultado es la impunidad del cleptómano,  y éste también lo sabe.


    Además, otra característica destacada de los sujetos del hurto es que no lo hacen por falta de recursos económicos, sino por codicia. Estos profesionales del robo y del hurto ya no solo limitan sus robos a cantidades de dinero en efectivo, sino también a objetos de valor que posteriormente revenden en el mercado negro. Aunque pueden ir todavía más lejos: venden el DNI y las tarjetas de crédito a otros profesionales del fraude especializados.


    Tipos de ladrón y cómo roban


    Este tipo de ladrones actúa en público y rara vez se muestra violento, pues su mayor virtud es la de pasar inadvertidos entre la multitud. Además de evitar caer en un delito de robo. Es más, cuanta más gente, mejor. Ese suele ser su hábitat, se mueven como pez en el agua en él. Son profesionales del camuflaje. A veces pudiendo llegar a estar ocultos tras la inofensiva cara de niños de otros países que son utilizados como mano ejecutora de la falta o delito por hurto. Ahora bien, sus múltiples personalidades no acaban ahí. En esta campaña contra el carterismo promulgada por al CPP, junto con el apoyo de la Policía Nacional, reconocen hasta diez tipos de ladrones genéricos. Estos son los más habituales:


    Evitar un robo



    • Ladrones de trenes y descuidos: los más comunes, normalmente mujeres y en grupo. Dentro del vagón, rodean a la víctima para que ésta no note el momento de la sustracción. Así como del material desatendido en cualquier punto y tipo de estación o establecimiento.

    • Falsas organizaciones: otros se escudan en una simple carpeta, distrayendo a la víctima mientras exponen la cualidades de su supuesta organización. En un momento de la conversación, uno de los “carpetistas” se apodera de la cartera ajena. También dentro de un establecimiento, donde buscan dispositivos móviles y carteras descuidadas sobre la mesa, sobre las que colocan su carpeta.

    • Turistas en problemas: actúan como un turista perdido para desplegar el mapa y pedir ayuda. Cuando la atención de la víctima se centra en el mapa, uno de sus compañeros sustrae sus pertenencias.

    • Ronaldinhos:  de noche, seleccionan una víctima en estado de embriaguez e intentan hacerle un regate o zancadilla con una lata por balón. En el momento del contacto se produce el hurto.

    • Señoritas de compañía: en esta ocasión, además de profesionales del hurto también son profesionales de la prostitución, o lo simulan. A la llegada al hostal o pensión, introducen un somnífero en la bebida de la víctima para dejarla completamente dormida y poder actuar en plena libertad.


    En resumen, los ladrones de guante blanco primero identifican la víctima y la ubicación de los objetos de valor para posteriormente acercarse a ella y distraerla, pudiendo incluso llegar a buscar un contacto físico sospechoso. En ese momento es cuando se produce el hurto sin que nadie se dé cuenta, ni siquiera el receptor del robo.


    robos en verano


    Hábitat del buen ladrón


    Como todo ser vivo, el buen ladrón tiene su propio hábitat: las grandes aglomeraciones. En ellas se mueve como pez en el agua. Un contexto en el que sea fácil hallar gente distraída, que pueda caer en un despiste, y en un lugar en el que no sea extraño entrar en contacto con los demás.  Incluso pueden llegar a “generar” las aglomeraciones ellos mismos, estrechando el espacio con sus compañeros. Unas características que, indudablemente, se dan en los siguientes lugares:



    • Estaciones y vehículos de transporte público: donde suelen moverse por lugares cercanos a las salidas, a la espera de un despiste que les permita hacerse con el botín y salir rápidamente del lugar.

    • Aglomeraciones en plena vía pública: puntos altamente turísticos con grandes concentraciones de gente. No hay cámaras, se mueven con total libertad. Un espectáculo callejero, una manifestación, una simple cola…

    • En locales de hostelería: lugares en el que pasamos el rato con gente de confianza y la atención es mínima. Mientras, ellos están atentos a cualquier objeto de valor accesible como un móvil o una cartera encima de la mesa.

    • De fiesta: en un ambiente festivo y con la víctima posiblemente en estado ebrio, cualquier excusa es suficiente para acercarse a ella. Como un simple abrazo o tropezón forzado.

    • Comercios: sean pequeños o grandes. Un lugar propicio a los despistes, como dejar la cartera o, sobre todo, el bolso dentro del carrito de la compra. Los ladrones tienen los objetos de valor en todo momento situados, a la espera de una bajada de la guardia.


    Perfil del ladrón


    Cómo prevenir un robo


    La creciente habilidad de este tipo de delincuentes obliga a andar muy vivos para evitar ser la presa de estos depredadores urbanos, recuperando el símil de los seres vivos. Toda precaución puede resultar clave ante una situación tan inesperada como lo es un robo o hurto. Todos pensamos que nunca nos va a pasar a nosotros, hasta que pasa.


    Más vale pecar de precavidos que lamentarse una vez ya no tiene solución. Con una serie de precauciones podemos minimizar no solo el riesgo, sino también las consecuencias ante una posible prevención fallida. Por ejemplo, no llevar todo el dinero efectivo en un mismo lugar, con el fin de no perderlo todo ante una apropiación indebida de nuestra cartera. Además, es recomendable dejar parte de nuestro capital escondido en algún lugar seguro,  en algún escondrijo de nuestra casa vacacional. En caso de necesitar efectivo, es preferible recurrir a un cajero interior antes que uno en la fachada del banco.


    Evitar un robo


    Por supuesto, no desatender ni cartera ni teléfono móvil en ningún momento, así como tampoco llevarlos en los bolsillos traseros. De hecho, otra gran medida es llevar las manos sobre los bolsillos, o directamente metidas en ellos, para tener los objetos controlados en todo momento. En el caso particular de mochilas y bolsos, asegurarse siempre de que estén cerrados y, para extremar la guardia, llevarlos en el pecho en vez de en la espalda.


    En relación con esto último, nunca dejar desatendida ningún tipo de pertenencia. Y, sobre todo, la principal medida anti robos es no parecer perdidos ni distraídos. Como mencionamos antes, los ladrones de carteras no escogen sus víctimas al azar.


    robos en verano


    Actuar ante un robo


    Ante un caso de robo o hurto de la cartera lo primordial es mantener la calma, tú estás bien, solamente son objetos materiales. Tampoco te enfrentes al ladrón, sí recurrirán a la violencia para escapar. Mejor dirígete inmediatamente a una comisaria de policía y denuncia el robo, ésta también te ayudará a demostrar usos fraudulentos posteriores al robo o hurto. De hecho, otra de las medidas prioritarias es cambiar las contraseñas de todas las cuentas sincronizadas con tu dispositivo móvil -si fuese el caso-, así como anular todas las tarjetas usurpadas.  Finalmente, informa del suceso a través de las redes sociales para que todos tus amigos y conocidos extremen la precaución.


    candado maleta


    Sobre todo, que un hecho así no arruine tus presentes vacaciones… ni las futuras. En Hundredrooms podrás encontrar ese apartamento en el que sentirte seguro y resguardar parte de tus bienes, para cuánto menos minimizar las pérdidas. Simplemente trata de mantenerte atento a los descuidos y posibles actitudes sospechosas, entonces no habrá nada que temer.


    Francisco Garau Rigo

    Periodista apasionado por el mundo digital. También por el real. Amante del deporte, de la buena música y del buen cine. Un lema: "El éxito no viene de hacer cosas extraordinarias, sino de hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien".