logo text hundredrooms Hundredrooms

Descubre el Castillo de Bran, el hogar de Drácula en Transilvania

hace un mes | mcervi

BLOG HUNDREDROOMS

Destino
    Fechas
    Llegada
    Salida
    Nº Personas2 Personas
    Compara gratisCompara gratis

    Dónde

  • Hundredrooms >
  • Inspiracion >
  • Lugares para visitar >
  • Descubre el Castillo de Bran, el hogar de Drácula en Transilvania

  • Seguramente hayas escuchado hablar de Drácula, el vampiro más famoso de Transilvania. Un personaje que huye de la luz del día, se alimenta de la sangre de sus víctimas y vivía en un castillo en medio de un bosque en Rumanía. ¿Te gustaría saber más sobre él y el lugar en el que habitaba?



    Descubre la leyenda del Conde Drácula


    La historia del Conde Drácula está inspirada en Vlad Tepes, un príncipe rumano que luchó contra el expansionismo Otomano. También conocido como Vlad el Empalador, era famoso por la manera que tenía de castigar a sus enemigos y a los traidores.


    Son muchas la leyendas que circulan sobre este príncipe. Una de las más famosas es la que circulaba sobre que se bebía la sangre de sus víctimas en copas mientras cenaba frente a los empalados. Su figura fue tomada por Bram Stoker para modelar el antagonista de su famosa obra Drácula (1897).


    Visita el Castillo de Bran, en Transilvania


    El Castillo de Bran, el lugar que inspira el hogar de Drácula, es una mansión medieval muy bien conservada y situada en una zona bastante turística al noreste de Brasov.



    Fue construido en lo alto de una roca de 200 metros de altura por caballeros de la orden Teutónica en 1912, y destaca por sus impresionantes torreones y sinuosas escaleras. En su interior hay más de 60 habitaciones, muchas de las cuales están conectadas por pasajes subterráneos.



    Este misterioso castillo sirvió como residencia real entre los años 1920 y 1957, aunque ahora es un museo abierto a los turistas, que pueden visitarlo para admirar los muebles de arte de la reina María de Rumanía y perderse por sus habitaciones.


    Lo cierto es que Vlad el Empalador nunca habitó en este castillo. Bram Stoker eligió esta ubicación tras hacer una investigación sobre la zona como inspiración para su novela. Sin embargo, el éxito de la novela logró que se convirtiera en un destino turístico famoso, tanto, que ahora mismo está dentro de todas las rutas turísticas del país.



    De paso también puedes visitar el pequeño pueblo de Bran, que en temporada alta se llena de turistas curiosos. En la calle principal puedes encontrar tiendas de suvenires con multitud de crucifijos, ajos y vampiros de madera, y puestos de comida callejeros en donde probar la gastronomía rumana.


    La verdadera residencia de Drácula


    Las investigaciones realizadas de muestran que Vlad Tepes nunca habitó el Castillo de Bran, y que durante toda su vida apenas lo pisó un par de días. Su verdadera residencia era el Castillo de Poenari, que ahora se encuentra en ruinas.



    Fue erigido a comienzos del siglo XIII en la cima de un acantilado. En el siglo XV, el príncipe Vlad lo reparó y consolidó su estructura. El Castillo de Poenari tenía una localización ideal en términos defensivos, ya que era muy difícil para los enemigos tomar el control de la fortaleza. A pesar de ello, un deslizamiento de tierra derribó parte de su estructura en 1888.



    Las ruinas del castillo pueden visitarse, aunque su acceso supone realizar trekking durante más de 30 minutos y subir unos 1500 escalones. Eso sí, ¡las vistas son increíbles!


     


    ¿Te atreves a visitar el castillo de Drácula?


    ¡Compártelo con tus amigos!


     


    mcervi