Apartamentos en Praga para tu viaje

Pocas cosas pueden superar unas vacaciones con tu apartamento en Praga, mientras contemplas el centro de una urbe con tanta historia como la praguense. De hecho, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Todo, en una ciudad centroeuropea, capital de la República Checa y de la Bohemia, que empezó siendo un minúsculo pueblo y se ha convertido en una de las grandes joyas arquitectónicas del mundo; y todo pese a haber sufrido en primera persona las dos Guerras Mundiales. Por suerte no solo se recuperó, sino que lo hizo más fuerte y más bella que nunca.

Turismo en Praga

La mejor selección de alojamientos en Praga

Praga es de esas ciudades que te hacen sentir como en un cuento de hadas. Destino perfecto para los amantes de la arquitectura y para todos aquellos que piensen en una escapada romántica, con el Puente Carlos como foco de amor. Aunque, en verdad, cualquier público es bienvenido, pues la variedad de ambientes en sus 4 grandes zonas: Hadcany, Malá Strana, Staré Mesto y Nové Mesto. Elige entre los 22 barrios que las forman y descubre la Praga más dinámica a tu aire con el apartamento por días que hayas elegido. 

Qué ver en Praga

Como una ciudad de leyendas, Praga evoca imágenes de cuentos románticos de hadas. Con sus estrechas calles de adoquines y el horizonte perfilado por campanarios, Praga es una de las ciudades con más encanto. Con una población aproximada de 1,2 millones de personas, la capital checa es muy compacta por lo que puedes aprovechar muchísimo tu estancia en un periodo breve de tiempo. Además, es una de las capitales Europeas más baratas.

Praga se divide en 10 distritos. Entre ellos hay varios bien diferenciados como la Ciudad Antigua o Mala Strana (La Ciudad Pequeña). Para moverte entre ellos, puedes utilizar las 3 líneas de metro y una eficaz red de tranvías, pero lo mejor es que camines por las calles de esta increíble ciudad para poder observar la mezcla entre los diferentes estilos arquitectónicos, como el románico, el gótico, el barroco y sobre todo el Art Nouveau.

El mejor ejemplo de arquitectura románica es la Basílica de San Jorge en el Castillo de Praga, mientras que la iglesia de San Nicolás, en la plaza de la Ciudad Vieja, es uno de los edificios barrocos más destacables de la ciudad. Además, en la plaza se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora en frente del Tyn y el Ayuntamiento Viejo, dos buenos ejemplos de arquitectura barroca. Y no solo eso, serpenteando las calles se podrás ver infinidad de obras de Art Nouveau.

Si deseas observar las mejores vistas de Praga sube a lo alto de la torre de televisión, que se encuentra en Petrin Hill y podrás apreciar una panorámica que te dejará con la boca abierta. 

 

que ver en Praga

Dónde dormir en Praga

Como estás viendo, la popularidad praguense está más que justificada. Un destino diferente con un alto patrimonio histórico. Eso sí, visitarla en invierno igual no es la mejor opción... a no ser que el frío te haga sentir mejor. Si no es así, tanto en otoño como la primavera son las mejores estaciones del año para visitar Praga; pues durante ese periodo el equilibrio entre temperaturas y lluvias está repartido de manera bastante homogénea. Paradójicamente, en verano es cuando más llueve, por ello la ponemos en un segundo escalón.

Vayas cuando vayas, no hay nada que temer: siempre tendrás tu apartamento ideal para resguardarte de esos días lluvisos o fríos, la mejor alternativa frente a los hoteles en Praga. Elige el tuyo de entre todas las opciones de las mejores webs de alquiler de apartamentos vacacionales como Airbnb, Wimdu Praga, Booking Praga y otros tantos.

Tanto si la finalidad del viaje es desmelenarse por la noche como exprimir el día con visitas culturales, la zona de la Ciudad Vieja es la mejor para buscar alojamiento. Ahí podrás encontrar no solo los mejores sitios para salir de fiesta, sino también los principales monumentos y puntos de interés de Praga.

Como ya te hemos presentado las partes que deberías visitar, ahora vamos a darte a conocer los mejores establecimientos para salir de noche. El más popular es el Karlovy Lazne, uno de los más grandes del centro de Europa gracias a sus cinco plantas. El Nebe es una alternativa a las discotecas tradicionales, está más orientado a disfrutar de un buen cóctel con música de fondo. Por último, el Duplex es otro de los más conocidos, al contar con vistas de la ciudad desde su terraza.

Otra opción, la más tranquila, es buscar un alojamiento más alejado del centro de Praga y adquirir la Prague Card, que te permitirá usar el transporte público tanto como lo necesites... o lo desees. Además, incluye una guía sobre la ciudad y la entrada gratuita a más de 50 monumentos entre los que destacan el Castillo de Praga, el Museo Judío, el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja o la Torre de Petrin. 

Esas son las ventajas, conseguirla o no ya es cosa tuya. Lo que sí deberías hacer es elegir tu apartamento de entre los mejores ofertas de Airbnb Praga, Wimdu, HomeAway y muchos más. Pero eso solo puedes hacerlo aquí, así que date prisa. ¡El alojamiento de tus sueños está a un par de clics!

 

Donde dormir en Praga

Qué hacer en Praga

Una visita a uno de los barrios más hipsters de Praga: Karlin. Hace siglos era campo de sembrar y hoy en día es uno de los distritos más regentados. Antiguas fábricas y aburridos edificios se han transformado en exponentes de la arquitectura moderna. Así que pasea por sus calles y visita el Museo de la Ciudad. ¡Seguro que te gustará!

Otra de las cosas que puedes hacer para disfrutar de Praga es asistir a una función de teatro negro. ¿Sabes en qué consiste? En engañar al ojo humano. Los actores van vestidos de negro y pasan por delante de un telón ante la atenta mirada de los espectadores creando ilusiones ópticas con los elementos que hay en escena. Los chinos fueron quienes crearon esta representación, pero en Praga se recogió la herencia y se perfeccionó la técnica.

Y si quieres ser el más cool de Praga no te puede faltar una cena en el restaurante Kampa. ¡En él han cenado una gran cantidad de celebrities! Ellos mismos se denominan como el restaurante de los famosos. Puedes elegir cenar dentro o en la terraza, sobre la ribera y con vistas al Puente de Carlos. ¡Sin duda elige la segunda opción! Eso sí, los precios no son de los más baratos.

Por si se te acaban los temas de conversación o simplemente quieres alardear de tus conocimientos sobre la ciudad, esta breve chuleta con algunas curiosidades podría serte útil:

¿Sabías que en Praga se encuentra una réplica en miniatura de la Torre Eiffel? Ésta hace tan solo 60 metros de altura, pero se encuentra en lo alto de una colina de unos 300 metros. ¡Así parece un poco más alta! La encontrarás en lo alto de la colina Petrin. Visita muy recomendada porque podrás avistar toda la ciudad. ¡Las vistas son preciosas! Eso sí, para llegar hasta la torre tendrás que tomar el funicular. 

¿Te gusta la cerveza? Entonces estás de suerte, ¡es más barata que el agua! Tampoco esperes encontrarte la mejor cerveza del mundo, es artesanal, con cuerpo y algo dulce. ¡Forma parte de la cultura del país! No dudes en probarla, no cuesta ni un euro. 

Praga es de esos países en los que en verano hay mucho sol, pero en invierno apenas hace acto de presencia. Por ello sus habitantes saben aprovechar al máximo todos los días de sol. Así que no te extrañes de verlos por la calle tomando el sol.  No desaprovechan ni un minuto para nutrirse de vitamina D. 

Además, si no tienes suficiente, también puedes recorrer y descubrir el centro de Europa más a fondo con el circuito Praga - Viena - Budapest.

 

que hacer en Praga