Apartamentos en Pekín para tu viaje

Pekín es una ciudad vibrante, caótica y llena de contrastes. Encuentra tu apartamento en Pekín entre sus modernos rascacielos alzados junto a las casas más tradicionales. Un lugar en constante evolución pero que lucha por mantener su carácter tradicional. Un lugar mágico y peculiar que es el punto de partida para conocer la Gran Muralla China. ¡Ven a disfrutar de Pekín!

Turismo en Pekin

Todos los apartamentos y alojamientos en Pekín

Que su nombre signifique “capital del norte” no es una cuestión de márketing, se han ganado esa fama muy a pulso. Una gastronomía propia y muy diferente, el monumento más grande del mundo, su Ciudad Prohibidad, sus famosos parques y templos… todos los ingredientes para unas vacaciones de ensueño se citan en Pekín. ¿Sabes qué puede ayudarte a tener una experiencia inolvidable? Un apartamento propio, solo para ti y los tuyos. 

Qué ver en Pekín

Pekín es el nombre adaptado a nuestro idioma de la capital de la República Popular de China, mientras que Beijing es la utilizada en el país asiático. ¿Cuál es su significado? Muy fácil… y humilde: capital del corte. No es nada descabellado, pues se trata de una ciudad enorme y con muchos lugares que visitar.

Uno de los más importantes de Pekín es la Ciudad Prohibida. El complejo arquitectónico desde el que gobernaron los 24 emperadores chinos que se sucedieron desde principios del siglo XV. Puedes hacer un recorrido y descubrir el palacio, las dependencias, los extensos patios y pabellones donde tenían lugar las ceremonias del emperador. ¡Sin duda una de las mejores visitas!

Este palacio se encuentra en la Plaza de Tian’anamen, la más importante de China y la más grande del mundo. Tiene unas dimensiones de 880 por 500 metros. Para acceder a ella hay que pasar unos controles policiales situados a los extremos, bajo la atenta mirada del retrato de Mao, en la Puerta de Tian’anamen.

Ahora bien, si por algo es reconocida no solo la ciudad de Pekín sino el país asiático en su conjunto; eso es, indudablemente, la Gran Muralla China. El símbolo más representativo de toda China y una de las Siete Maravillas del Mundo. Sabemos que es muy complicado que puedas recorrer sus más de 8.850 kilómetros, sobre todo dado el estado de algunos tramos, pero no puedes regresar de Pekín sin una foto de alguno de sus tramos restaurados.

El Palacio de Verano, junto al Lago Kunming,  es otro de sus lugares más reconocidos. Éste era el refugio de la dinastía Qing para escapar de las altas temperaturas veraniegas de la Ciudad Prohibida.

Lo mismo ocurre con sus particulares templos: no tienen pérdida. El Templo del Cielo es uno de los mayores recintos sagrados de China. En él el emperador realizaba sacrificios para dar gracias al cielo. El Templo de los Lamas, por su parte, es el templo budista tibetano más relevante de las fronteras del propio Tíbet hacia fuera.

Eso sí, ten en cuenta que te encontrarás perdido en una ciudad muy voluminosa, es conveniente organizarse bien y estudiar el transporte antes de salir a la aventura.

 

Que ver en Pekin

Dónde dormir en Pekín

¿Ya lo tienes claro? La fama de Pekín no es casualidad, está más que justificada. Tiene tanto por ver, y todo tan singular, que es un lugar a visitar al menos una vez en la vida. ¿Por qué esperar más? Encontrar alojamiento ya no va a volver a ser un problema, aquí encontrarás todas las opciones. Las mejores ofertas de los grandes portales digitales dedicados a alquiler de apartamentos, como Airbnb o Wimdu Pekín, quedarán concentradas en una simple búsqueda.

La principal ventaja, o desventaja, de esta ciudad oriental es que, al ser tan grande, el transporte será siempre necesario. Esto significa que será difícil que influya a la hora de elegir la ubicación, de hacerlo en todo caso será para encontrar un sitio bien comunicado. Ahora bien, el precio de los taxis en Pekín es más bien asequible, es uno de los medios de transporte más usados.

De tener que elegir una que pueda unir el mayor número de lugares de interés posibles, la zona en cuestión sería la del distrito de DongCheng.  La Ciudad Prohibida y el Templo del Cielo quedan muy próximos a ella, así como el Parque de Jingsham.

Por otro lado, si prefieres no quieres estar tanto en el foco de actividad pekinesa, aunque eso sea muy difícil de conseguir, las zona que comprende entre Wangfujing, el Mercado de la Seda y la avenida Jianguomen también es altamente recomendable por su próxima a dos de las estaciones de metro principales de Pekín.

Ya lo sabes, el destino para tus próximas vacaciones es Pekín. ¿Acaso has visto algo igual antes? Elige tu apartamento propio para pasar unos días en la “capital del norte” y descubre todos sus secretos. Aquí encontrarás las mejores ofertas de las principales webs dedicadas al alojamiento vacacional, como Booking Pekín o HomeAway. Estarán todas en tu mano y a solo un par de clics de hacer tu viaje realidad.

 

Que hacer en Pekin

Qué hacer en Pekín

Con todo lo que hay por ver en Pekín, ya casi no hace ni falta seguir con más cosas por hacer. Pero es que una visita a Pekín no sería completa sin un recorrido por sus famosos Hutongs,  los callejones que componen el casco antiguo de la ciudad. Así que la recomendación es darse un paseo por estas calles, en ellas descubrirás sus tradicionales casas y como viven anclados en el pasado.

Si no puedes perderte los Hutongs, tampoco puedes dejar de pasar por la Villa Olímpica construida a principios de este siglo. Ésta fue levantada para acoger los Juegos Olímpicos de 2008 celebrados en China y está compuesta por gran número de estadios y edificaciones de lo más variopintas. Eso sí, mejor espera que sea de noche… ¡su colorida iluminación te sorprenderá todavía más!

Igual que no puedes irte sin haber pisado la Gran Muralla China, además, podrás aprovechar para practicar senderismo en uno de sus tramos más conocidos, el de Samatai. Un paisaje escarpado y de ensueño, bajo la atenta supervisión de un monumento histórico.

El Parque de Jingsham y el Parque Beihai son dos grandes alternativas para continuar en contacto con la naturaleza en sus jardines imperiales. Además, el de Beihai dispone de un lago propio con su mismo nombre, que se suma al lago Houhai. En ambos podrás disfrutar de una relajante vuelta en barca.

Para una experiencia más animada puedes considerar la opción de ir a ver alguna de las exhibiciones de Kung Fu tradicionales de la cultura china, así como de uno de sus espectáculos acrobáticos… o si quieres ser el centro de la diversión, ir al Parque de Atracciones de Pekín, conocido por sus atracciones copiadas de los más famosos.

No olvides subirte a la Torre de Televisión. ¿Que qué tiene de interesante? Pues nada más y nada menos que la posibilidad de contemplar la ciudad a más de 220 metros de altura… Espera, todavía hay más: también puedes darle tributo a estómago y ojos a la vez en su restaurante giratorio situado a esa misma altura.

Hablando de restaurantes, la gastronomía china es conocida mundialmente. Es muy rica y variada, aunque el componente básico de la comida es el arroz que se acompaña de verduras, carnes o pescados. El pato pekinés, el pollo kung pao, el dim sum o el hot pot son sus platos más típicos. ¡A cada cual más bueno!

Si eres de los más atrevidos y quieres probar la parte más extraña de su gastronomía, el lugar indicado es el Mercado nocturno de Wangfujing. ¡Ahí podrás probar escorpiones, arañas, ciempiés o caballitos de mar! Estos platos solo los encontrarás en este mercado.

 

Comer en Pekin