Apartamentos en Innsbruck para tu escapada

Escoge un apartamento  en Innsbruck y vete al Valle del Inn, rodeado de la alta montaña austríaca en uno de esos lugares que siempre sorprende. ¿Eres de los de ciudad o montaña? Aquí no hace falta elegir. Desde el centro de la ciudad puedes llegar a los 2.300 metros de altitud en menos de 20 minutos. ¡No encontrarás otra ciudad que te lo permita!

 

Tiempo en Innsbruck

La mejor selección de alojamientos en Innsbruck

Innsbruck no es demasiado grande. Eso, antes que una desventaja es una auténtica virtud porque tiene de todo. Además, todo muy cerca. Desde una gran variedad de monumentos muy destacable por el tamaño del pueblo, hasta la posibilidad de respirar el aire más puro de las montañas austríacas del estado de Tirol. Un destino ideal para la práctica de deportes de invierno y montaña como el esquí o el senderismo. Tu apartamento podrá estar donde quieras: ciudad o montaña, tú eliges. ¡No te lo pierdas!

Qué ver en Innsbruck

Innsbruck es conocido internacionalmente por su geografía, ya que se encuentra en el valle de Inn y rodeado de altas montañas perfectas para la práctica de todo tipo de deportes. Esquí y senderismo son los más populares en esta ciudad del oeste austríaco, aunque su gran legado histórico le otorgo un valor añadido que muy pocas tienen.

El “Tejadillo de Oro” es el símbolo por excelencia de Innsbruck. Lo encontrarás en el barrio gótico. El Emperador Maximiliano I lo mandó a construir en honor a su enlace matrimonial con Blanca María Sforza de Milán. ¡Está adornado por 2.657 tejas de cobre!

El Palacio de los Ambras es un castillo-palacio que está situado en las colinas que presiden la ciudad de Innsbruck. Su origen se remonta al siglo X, cuando era un castillo; aunque siglos después, en el XVI, sería reconstruido en forma de palacio y bajo un estilo renacentista.

Por otra parte, el Palacio Imperial fue el lugar donde residían los emperadores austríacos y soberanos tiroleses. Se pueden concertar visitas guiadas y de este modo conocer el palacio por dentro. Sus salas, los retratos, los aposentos y la capilla.

Situada en el casco antiguo de Innsbruck, la Torre de la Ciudad es otro de los grandes atractivos tirolés. Levantada en el siglo XV, los 51 metros de altura de esta edificación han quedado diseminados por las posteriores edificaciones. Sin embargo sigue conservando todo su encanto y desde su mirador, situado a 31 metros, se puede disfrutar de las mismas vistas que los vigilantes de antaño.

La parte religiosa del legado es también destacable, especialmente dos de sus construcciones: la Iglesia de la Corte, más conocida como Hofkirche, y la Catedral de St. Jakob. Ambas construidas entre el siglo XV y el XVI, pero pertenecientes a diferentes estilos. La primera, al gótico y la segunda, al barroco. 

La calle Maria-Theresien Strasse es de esas calles que lo tienen todo. Puedes pasear, salir de compras, sentarte en alguna terraza y tomarte algo o simplemente admirar las fachadas de los edificios barrocos a tu paso.

Como buena sede de estaciones de esquí, la relevancia de Innsbruck en este ámbito traspasa lo deportivo para entrar en lo monumental con su espectacular Trampolín de salto de Bergisel, el más moderno del mundo. Es una instalación deportiva dedicada a competiciones, pero ofrece muchas posibilidades turísticas. ¡Y es que atrae a miles de atletas de todo el mundo!

Que ver en Innsbruck

Dónde dormir en Innsbruck

Si estás pensando en unas vacaciones de montaña pero manteniendo el interés y la calidad de vida de una gran ciudad, no hay duda de que Innsbruck es el mejor destino. Además, obviando los incómodos hoteles en Innsburck, el alojamiento ya no será un problema porque aquí encontrarás las mejores ofertas en una simple búsqueda. Todas quedarán concentradas en tu pantalla y procederán de las principales webs dedicadas al alquiler de apartamentos vacacionales, como Wimdu o Airbnb Innsbruck.

Aunque puede que te sorprenda, Innsbruck es una ciudad más bien joven y con una vida nocturna bastante interesante. El ambiente se concentra en la zona centro y ofrece posibilidades tanto para los que solo quieren tomar una copa en compañía como para aquellos que deseen diversión hasta altas horas de la madrugada. Para los primeros el lugar donde mayor variedad encontrarán será la calle Maria-Theresien Strasse, repleta de bares de música. En cambio, para una fiesta en condiciones lo locales más populares son el Hofgarten Café, el Sixty Twenty y el Weekender Club.

¿Dónde alojarse? Esa es una decisión muy personal; sin embargo, existen dos grandes alternativas: buscar en el centro de la ciudad o fuera de ella, en una casa rural perdida en medio de la montaña. En caso de inclinarse por la primera opción, la zona del parque de Hofgarten, junto al río Eno, sería ideal por el amplio espacio natural que sumaríamos ya al rural de por sí de este pueblo montañoso. Además, puntos de interés como el Goldenes Dachl o la Kaiserliche Hofburg quedarían también muy próximos, al igual que la estación de trenes. Por otro lado, la segunda opción más aventurera sería perderse en alguna de las montañas que rodean Innsbruck para estar más cerca de las estaciones de esquí y de las rutas de senderismo, si ese fuese el fin del viaje.

No dejes escapar la oportunidad de conocer un sitio tan espacial como Innsbruck, alojarte en Austria jamás había sido tan sencillo. Nuestro comprador te seleccionará las mejores ofertas disponibles en una sola consulta y podrás ser austríaco por el espacio de tiempo que elijas. Todo con la total confianza de contar con la garantía de poder escoger de entre las mejores compañías dedicadas al alquiler de apartamentos, como Booking Innsbruck o HomeAway. Eso sí, tendrás que adelantarte al resto.

Que comer en Innsbruck

Qué hacer en Innsbruck

Como ya sabes, Innsbruck es especialmente conocido por naturaleza montañosa y por el amplio abanico de opciones que esto conlleva. En invierno ideal para el esquí, en verano ideal para el senderismo. Respecto al deporte de nieve, la estación de esquí más conocida de esta localidad austríaca es Patscherkofel, situada en la montaña cuyo nombre comparten. Bergisel y Glungezer son los otros dos centros de esquí que completan el podio de popularidad.

¿Vas en verano? No hay problema. Entones podrás recorrer cualquiera de las tres montañas anteriores. Aunque también te recomendamos que tengas en cuenta moverte por la Reserva Natural del Grupo Arnspitze y conocer toda su belleza. Igual que los preciosos lagos austríacos como Schlossweiher o el Herzsee, todos ellos cerca de Innsbruck y muy interesantes para los amantes de turismo activo.

Si no te apetece salir de la localidad pero necesitas ese espacio natural para relajarte, recuerda que tienes tanto el Hofgarten de Innsbruck como el lago de Baggersee para ir a estirar las piernas o a comer en familia, por ejemplo.

Con tal de recuperar el aliento, también puedes dedicar un rato a visitar alguno de sus museos. El Museo del Tirol es el más representativo de ellos por haber sido la antigua armería de Maximiliano I. El Museo Estatal del Tirol y el Museo Tirolés de Folclore y Arte completan el podio de los más populares.

Si quieres disfrutar aún más de tu estancia en Innsbruck, nuestro consejo: sacate la “InnsbruckCard”. Con esta tarjeta podrás viajar gratuitamente en el transporte público de la ciudad, en el autobús turístico y en los funiculares y teleféricos de los alrededores de la ciudad. Otra de sus grandes ventajas es que podrás visitar gratis la gran mayoría de museos y lugares turísticos. Puedes sacarla de 24 horas, 48 horas o 72 horas, en función de tu estancia. Su precio es de 33 euros, 41 euros o 47 euros.

La gastronomía austríaca guarda bastante relación en todas las partes del país, pero cabe destacar que la cocina tirolesa tiene un sabor peculiar. ¿Quieres probarla? Sus platos más típicos son el estofado de venado, el wienerschnitzel (un filete empanado) o la trucha frita. Podrás probarla en, por ejemplo, el Alpenlounge Seegrube, un restaurante a casi 2.000 metros de altura y con unas vistas espectaculares; o en el Jagdschloss Kühtai, en un local que fue el pabellón de caza de la familia real de los Habsburgo.

Que hacer en Innsburck