Apartamentos en Estambul para tu viaje

Solo te falta el apartamento en Estambul, una ciudad especial e ideal para el turismo. La antigua Constantinopla es cada vez más popular entre los viajeros del mundo se postula con fuerza para tus próximas vacaciones. Estamos ante la única ciudad del mundo construida sobre dos continentes donde oriente y occidente se fusionan de manera fascinante, llena de lugares increíbles que cuando la visites, no debes perderte. La Mesquita Azul, el Museo de Santa Sofía... los mejores monumentos turcos te están esperando. ¡Prepara el equipaje que nos vamos!

Turismo en Estambul

Los mejores alojamientos en Estambul

Estambul es un lugar mágico, sus tres escenarios separados por el agua hacen de esta ciudad un destino obligado.  Como urbe transcontinental entre Europa y Asia, cada año recibe la visita de miles de turistas que buscan conocer su historia, sus palacios, mezquitas, el Bósforo y los conocidos bazares. Está en un lugar estratégico, Estambul enamora a quien lo visita. ¿Te animas? Entonces aquí encontrarás los mejores apartamentos para una estancia muy turca.

Qué ver en Estambul

Estambul es una ciudad de contraste. Antiguamente se conocía como la metrópolis oriental de Constantinopla. La arraigada cultura islámica se encuentra con occidente y con tradiciones milenarias y creencias religiosas que se alternan con la vida moderna.

La atracción que no puedes perderte es la Mezquita Azul, la mezquita otomana más grande de Estambul, con su impresionante arquitectura, seis minaretes y millones de azulejos en su interior. Sus proporciones perfectas y su atmósfera imponente te envolverán en un sueño de leyendas entre princesas y jeques que además podrás visitar de forma gratuita.

La Torre Gálata es otro imprescindible. Es la torre más alta de la ciudad construída en el año 507 para detectar incendios. Ahora es un lugar de moda para los jóvenes bohemios de Estambul donde se reúnen cerca de una cafetería con vistas a toda la ciudad. Por la noche, la torre se vuelve una atracción turística con espectáculos y teatros callejeros.

No te vayas sin dar un paseo en barco por el Bósforo, que divide la ciudad en el margen de Europa y de Asia. Hay muchos ferrys que conectan los dos continentes incluso para los ciudadanos que los utilizan incluso para ir a trabajar. Además, tendrás unas vistas espectaculares especialmente al amanecer o con los últimos rayos de sol.

Si siempre has soñado con hacer compras en el bullicio de un bazar oriental visita el Gran Bazar. Encontrarás esa maravillosa atmósfera en sus 58 pasillos con más de 4000 negocios. Negocia el precio de una alfombra tomando un vaso de té de manzana o fuma una pipa de agua tradicional. Todo esto y mucho más, en la maravillosa y mágica ciudad de Estambul.

Que ver en Estambul

Dónde dormir en Estambul

Aunque la capital oficial de Turquía sea Ankara, tal es la importancia de Estambul que muchos no dejan de asiciarla a tal calificativo. De hecho, lo fue hasta el año 1923. En la misma dirección apuntan los datos de los principales destinos turísitcos, del que la antigua capital otomana es una ciudad fija de las primeras posiciones. El aeropuerto de Estambul es el más concurrido del país y está ubicado en la vertiente occidental. Tanto si quieres alquilar tu apartamento cerca de éste como si prefieres ir al extremo oriental; con la variedad de opciones que vas a encontrar aquí, serás el dueño de tu ubicación. Podrás elegir entre miles de apartamentos de las mejores páginas de alquiler vacacional como Airnbnb Estambul, Wimdu, HomeAway... 

Salvo en invierno, las temperaturas en Estambul son bastante cálidas, similares a las españolas. Eso sí, en Turquía las lluvias son ligeramente más abudantes que aquí. Por ello tener el apartamento en un lugar estratégico puede ser de ayuda, aunque ya decimos que para nada el clima otomano es lluvioso. Tampoco es difícil superar a España en precipitaciones, ¿no? Sea como sea, tendrás plena libertad para decidir su ubicación. Si quieres bajarte del avión y tener tu alojamiento casi en la misma puerta del aeropuerto, puedes. Es más, tienes muchas alternativas. Que prefieres irte al otro extremo y hospedarte en la parte oriental, en tu mano también está.

Sin embargo, para estar cerca de los principales punto de interés que te hemos señalado al principio, el mejor sitio para buscar es nuevamente el centro de la ciudad. Sobre todo, en los alrededores de la Plaza de Sultanahmet. No era difícil de adivinar, ahí es donde se encuentran tanto la Mezquita Azul como Santa Sofía. Seguramente no sea la opción más económica, pero sí la más memorable. También puedes optar por pernoctar en la zona nueva de la ciudad. 

Como siempre, el alojamiento perfecto no dependerá del apartamento, sino del viajero. Así que prepara tu plan de viaje y ubica tu búsqueda en ese punto y sus cercanías. El precio lo podrás adaptar al gasto que quieras, pues podrás llevarte apartamento que más te aporte por menos. Nuestra selección nace de entre los principales portales web especializados en el alquiler vacacional: Booking Estambul, Wimdu, HomeAway... lo mejores, para que la selección también sea la mejor. ¡Tú solo eliges!

Donde dormir en Estambul

Qué hacer en Estambul

Estambul tiene muchos monumentos más y todos de una gran belleza. El Palacio Dolmabahçe es un ejemplo de magnificencia y poder construido en 1856. Una de sus peculiaridades es que la obra exterior es de estilo neobarroco, mientras que el interior sigue un estilo neoclásico con toques orientales. Todas sus dependencias son espectaculares, pero las que seguro te llamarán más la atención son la escalera de cristal y el salón azul. 

Mención aparte merece la antigua basílica de Santa Sofía de Estambul, localmente conocida bajo el nombre de Ayasofya. Este característico templo de Estambul está situado en la parte más alta de la ciudad, con lo que estamos hablando de unos de sus símbolos principales. En sus orígenes están en el Antiguo Testamento, pues es la viva imagen de la Divina Sabiduría. Actualmente convertida en museo, cualquiera puede deleitarse en su interior y contemplar las vistas de la Mezquita Azul desde una perspectiva de fotografía.

Si ya tienes hambre, infinidad de recetas y platos típicos y todos de lo más deliciosos estarán esperándote. Paseando por la calle encontrarás un montón de puestos callejeros que venden “Midye Dolma”, mejillones rellenos con arroz aromatizado y con especies. Se venden por unidades y como temtempié están riquisimos. Aunque si eres más de dulce has de probar los “Kunafe”, una pasta de baklava rellena de queso fresco, pistacho y helado.

El club Reina, el descubrimiento de Estambul. Se trata de un restaurante en el que puedes comer la comida típica de la zona, pero que por la noche se convierte en una discoteca con distintos ambientes. Desaparecen las mesas y se convierte en la discoteca de moda del barrio de Ortaköy. ¡Cena y marcha todo en uno! 

Estambul es una ciudad tan grande y global que está llena de anécdotas. Aquí tienes un par de curiosos de Estambul para que visites esta ciudad turca con la lección ya aprendida:

Es de sobra conocido que los turcos siempre han sido muy buenos comerciantes, por lo que era de esperar que se construyeran grandes y modernos centros comerciales por toda la ciudad, pero lo llamativo del caso es que sólo en la capital ¡existen más de 100 centros comerciales distintos! Todos compiten entre sí por su diseño y por las tiendas que alberga en su interior. 

Una de las tradiciones y creencias de Turquía y por consiguiente de Estambul es el Nazar Boncuk, el famoso ojo turco. Se encuentra en las casas, en los coches, en las tiendas… en cualquier lugar que te imagines. Su finalidad no es otra que proteger a su poseedor del mal de ojo. Lo curioso del caso es que está destinado a desviar las energías positivas enviadas al contemplar a una persona o cosa que consideramos muy bonita ya que se supone tiene alguna característica envidiable. Con el Nazar Boncuk se evita que la otra persona nos envíe ese exceso de energía. ¡Así que hazte con uno! 

Si coges un coche en Estambul, anda con muhco cuidado. Y es que, primero de todo, los atascos que se forman en las calles y carreteras de la ciudad son monumentales, pero lo más preocupante es la forma de conducir de sus habitantes. ¡Es como si no existieran las señales de tráfico porque no les hacen ni caso!

Que hacer en Estambul