Apartamentos en Cabezón de la Sal

Aprovecha tu estancia en una casa rural o apartamento en Cabezón de la Sal para conocer una villa del norte con un gran patrimonio histórico-artístico. Pasea por sus calles y descubre sus edificios, su historia, sus costumbres y sus bellos paisajes. Ven a Cantabria y conoce mejor los secretos de la villa que se dedicó a la extracción de sal durante siglos.

Alojamientos y casas rurales en Cabezón de la Sal

En Cabezón de la Sal se respira el aire puro resultado de la mezcla de la brisa del mar Cantábrico y de la naturaleza de la Sierra del Escudo de Cubiérnaga. Esta población cántabra tiene desde yacimientos arqueológicos hasta rutas espectaculares por la montaña. Una casa rural en Cabezón de la Sal es lo único que necesitas para caer en su encanto y regresar a casa completamente descansado.

Qué ver en Cabezón de la Sal

Cabezón de la Sal es una pequeña villa cantábrica, la mayor del municipio que preside con idéntico nombre. A poco más de 100 metros sobre el nivel del mar, esta pequeña población se encuentra a los pies de la Sierra del Escudo de Cubiérnaga y junto al río Saja. En un enclave muy verde y no muy alejado de la costa de Cantabria. El nombre lo recibe de su principal función histórica como extractor de sal.

En la ciudad, el Molino de la Cabroja destaca especialmente por encima del resto. Data del siglo XVIII y su construcción se debió a la necesidad de obtener energía a partir de la corriente del río, aunque posteriormente se unieron a él otros edificios pegados a él y que conforman parte del antiguo casco urbano de Cabezón de la Sal. Desde 2002 es considerado como Bien Inventario por Cantabria.

La Casona de Carrejo,  una casona de estilo clásico regional de mediados del siglo XVIII que se encuentra en la Plaza Mayor de Carrejo. Actualmente alberga el Museo de la Naturaleza de Cantabria y cuenta con una gran colección de aves y mamíferos de gran interés, ya que forman parte de la fauna autóctona.

Tampoco puedes perderte el Museo del Traje Regional y del Arte Textil. En este museo podrás contemplar las obras de arte hechas a mano que reproducen los trajes regionales de finales del siglo XVIII y principios del XIX. La Casa de la Cultura, en cambio, la encontrarás en el interior del Palacio del Conde de San Diego. El edificio fue mandado a construir por el Conde en 1901 como su residencia de verano. En él se desarrollan la gran mayoría de actividades culturales de la villa.

La Iglesia Parroquial de San Martín es el principal edificio religioso y se encuentra en pleno centro histórico. Es de estilo barroco montañés.

Finalmente, el poblado cántabro es una recreación de un poblado de la Edad del Bronce. Se hace un recorrido por las casas y actualmente se desarrollan talleres infantiles para que los niños y niñas aprendan a hacer cabañitas de barro y paja o a tejer un telar. 

 

Dónde dormir en Cabezón de la Sal

Si has considerado la opción de pasar unos días en Cabezón de la Sal no sigas con la dudas, es un destino altamente recomendable. Además, lo mejor es la facilidad con la que vas a conseguir tu apartamento o casa rural en este lugar de Cantabria. En Hundredrooms podrás consultar todas las ofertas disponibles en una simple búsquedas y todas ellas serán procedentes de los principales portales digitales como Airbnb o Wimdu Cabezón de la Sal.

Esta localidad cántabra es más bien tranquila y relajada, como habitualmente lo es todo destino rural. En Cabezón de la Sal se puede gozar de una gran festividad durante el mes de agosto, época de las fiestas del pueblo, aunque durante el resto del año la actividad nocturna es más bien poca. Eso sí, siempre hay locales para una velada en buena compañía y con una copa en mano, como por ejemplo el Bar América o Escudo Rock Bar.

Así, las opciones de alojamiento serán siempre dentro de un contexto alejado del estrés de las capitales, con máxima garantía de tranquilidad. Cualquiera de las zonas del municipio será perfecta para una estancia agradable, desde Carrejo, Vermejo y Ontoria en la parte más cercana del río Saja; hasta Cabrojo o Santibañez, todavía menos poblados y algo más lejos de la población central. Así mismo también podrás elegir entre un apartamento en cualquiera de ellos y una casa rural propia en la zona más montañosa a las afueras de los núcleos urbanos.

Sea como sea, Cabezón de la Sal siempre tendrá una vivienda para ti, para tu descanso en un ambiente rural. Nuestro comparador te facilitará mucho la selección de apartamentos y casas rurales, una consulta será suficiente para conocer todas las opciones. Booking Cabezon de la Sal o HomeAway son algunas de las plataformas que aparecerán en los resultados. Entonces lo único que deberá preocuparte será ser el primero.

 

Qué hacer en Cabezón de la Sal

Por un lado, algo que no puede faltar en tu visita a Cabezón de la Sal es una parada en Cabrojo para conocer de cerca el yacimiento prehistórico de Cabrojo, con un alto valor histórico y de gran interés para aquellos curiosos de la herencia patrimonial del país. Por el otro, literalmente, no puede faltar un paseo por el Espacio Natural Protegido de las Secuoyas del Monte Cabezón. En este espacio del Monte de Las Navas es en uno de los pocos del país en el que puede encontrarse este árbol. De hecho, se han contabilizado más de 800 ejemplares, de una altura media de 36 metros.

En relación con esto último, la geografía de Cabezón de la Sal hace que este lugar sea perfecto para la práctica del senderismo. Existen dos rutas principales para estirar las piernas en un ambiente de destacable belleza natural: la primera es una ascensión al Palo de Santibáñez de Carrejo, de un par de horas de duración; mientras la segunda es más bien un paseo junto a la rivera del río, entre Ontoria y el propio Santibáñez.

Del mismo modo otra opción, aunque algo más lejana, es la de desplazarse hasta La Hayuela y disfrutar de la ruta del Monte Corona. Así mismo, recuerda que Cabezón de la Sal es una localidad que se encuentra bastante próxima a la costa cantábrica para pegarse un chapuzón en lugares como San Vicente de la Barquera, Comillas o Suances.

Eso sí, no puedes irte de Cabezón de la Sal sin degustar algún plato de su gastronomía. Por ejemplo, un buen chuletón de vaca tudanca, un cocido montañés, unas alubias con codornices, un lechazo al horno o un guiso de trucha son los platos más característicos de esta villa. Tampoco te olvides de probar los “Palucos de Cabezón”, su dulce más típico. Están elaborados con coco, azúcar, miel y huevos. ¡Una auténtica delicia!

 

Otros destinos que pueden interesarte cerca de Apartamentos en Cabezón de la Sal