Apartamentos en Basilea para ti

¿Te gustaría vivir entre tres países por unos días? Pues con un apartamento en Basilea estarás enmedio de las fronteras de Francia, Alemania y Suiza. Además, esta ciudad suiza es conocida por la cantidad de museos que alberga y también por ser la ciudad más romántica de Suiza. Pasea por las calles de su centro histórico, descubre su impresionante arquitectura moderna y empápate de su cultura. ¡Basilea va a enamorarte!  

Turismo en Basilea

Toda la oferta de alojamientos en Basilea

Si te gusta el turismo cultural, entonces Basilea es el destino que estabas buscando. Te sorprenderá la cantidad de museos que contiene; hay tantos que, de hecho, se la conoce como la "ciudad de los museos". Siempre tendrás alguno por visitar mientras paseas junto a la habitual nieve del tiempo en Basilea. Eso sí, siempre podrás recuperar la temperatura en tu propio alojamiento en Basilea y degustas los deliciosos chocolates suizos propios del territorio. 

Qué ver en Basilea

Basilea se encuentra en un escenario bastante particular. Esta ciudad suiza, la tercera más poblada, dispone no solo de la doble nacionalidad, ¡sino de hasta una tercera! ¿Cómo? Muy fácil. El grueso de su territorio se encuentra dentro de Suiza, pero éste también se extiende pasadas las fronteras alemanas y francesas. Así es, Basilea se halla en el punto en que conviven las fronteras francesas, alemanas y suizas; estando su mayor parte dentro de Suiza.

Sin embargo, las ciudades francesas de Saint-Louis y Huningue, ambas en Alsacia, están bajo su dominio; lo mismo sucede con Weil am Rhein y Lörrach en Baden-Wurtemberg, por la parte alemana. Estas regiones son conocidas como District des trois frontières y Dreiländereck respectivamente, ambos haciendo referencia a la “esquina de las tres fronteras”.

Pero Basilea no solo merece ser visitada por este curioso detalle, su valor va mucho más allá. Tal vez no lo sepas, pero la ciudad basiliense ostenta el record de mayor cantidad de museos en su territorio. ¿Cuántos dirías que tiene? ¡Casi 40! Especialmente dedicados a las artes plásticas. Kunsthalle, Tinguely Museum y el Museo del Arte Contemporáneo son algunos de ellos.

La Catedral de Basilea es uno de los monumentos más imponentes de la ciudad. Construida en el siglo XV después del terremoto que destruyó la anterior. Antes de la reforma obedecía a los patrones de la arquitectura tardorrománica,  pero el edificio fue renovado ya en estilo gótico. La encontrarás en la plaza Munsterplatz. En Markplatz, por otra parte, se encuentra otro de los iconos de la ciudad: el Ayuntamiento de Basilea. Su fachada de color rojo hace de él un edificio muy llamativo y fotografiado por los turistas.

Además, como legado del pasado amurallado de la ciudad, todavía se conserva una de las puertas de entrada, la puerta de Spalentor, por lo cual se entraba desde el territorio francés de Alsacia.

El Puente Mittlere Brucke es el puente más bonito de los 6 que cruzan Basilea y uno de los más antiguos de Europa sobre el Rin. Especial atención sobre uno de los ríos más importantes del continente europeo y que cuenta en esta ciudad con el último puerto fluvial de su recorrido. 

 

Que ver en Basilea

Dónde dormir en Basilea

Si estás considerando la opción de Basilea para pasar unas vacaciones diferentes en Suiza, que el alojamiento no suponga ningún problema. En Hundredrooms podrás encontrar el apartamento en Basilea que necesitas con solo una búsqueda. Todas las ofertas disponibles en los principales portales digitales dedicados al alquiler de apartamentos vacacionales, como Airbnb Basilea o HomeAway, aparecerán en tu pantalla, obviando los impersonales hoteles en Basilea.

La vida nocturna en Basilea es más bien tranquila, no se trata de una ciudad especialmente activa de noche. Un lugar donde tomar una copa en buena compañía, aunque poco a poco con más alternativas. La zona de Bärfusserplatz, en el centro de la ciudad, es la que concentra mayor parte de la actividad basiliense durante las horas de luna. Algunos de los locales más destacados de esta área son el Kuppel, el Cargobar y el Das Schiff que, como su propio nombre indica, es un barco con una sala de música abierta.

¿Dónde alojarse? Eso dependerá del enfoque del viaje. Para descubrir la ciudad con comidad la mejor alternativa es siempre la zona centro, próxima a la Universidad de Basilea, al Ayuntamiento y a la puerta de Spalentor. Por otra parte, también se puede optar por buscar en una zona más periférica, pero también más cercana al Zoológico, uno de los puntos de gran interés, o de la estación de tren, una de las mayores de Europa. Esta será especialmente interesante para aquellos que también deseen moverse tanto por dentro como por fuera de la ciudad.

Finalmente, uno también puede decantarse por buscar en el norte y acercarse a las fronteras alemanas y francesas. A ambos lados del río están situadas sendas estaciones de transporte que serán de gran utilidad para la logística del viaje. A destacar la de la parte este, la Basel Badischer Bahnhof, famosa por su bella fachada.

 

Con todo esto ya tienes más que suficiente para visitar una de las ciudades más importantes de Suiza. Encontrar alojamiento será la parte más fácil. Nuestro comparador expondrá las ofertas disponibles en las principales webs de alojamiento vacacional como Booking Basilea o HomeAway. Todas estarán en tu mano y la decisión será únicamente tuya.

Que hacer en Basilea

Qué hacer en Basilea

¿Cuál va a ser la principal actividad en una ciudad repleta de museos? Pues eso, visitar algunos de ellos. Los más destacados y que no puedes perderte son el Museo de Arte de Basilea, la Fondation Beyeler y el Museo de las Culturas. Aunque con una oferta tan variada y completa, lo mejor será echar un pequeña ojeada para seleccionar lo más interesantes a nivel personal.

Pero si lo que buscas es conocer la ciudad en profundidad, tienes dos grandes alternativas. La primera es un circuito guiado por la ciudad. Debes reservarlo y tiene un precio de 18 euros. Y la segunda es visitar la ciudad a bordo del tranvía. En un viaje de una hora aproximadamente y que ofrece una perspectiva única de Basilea.

Tampoco puede faltar una para en el Zoológico de Basilea,  uno de los parques zoológicos más conocidos en todo el mundo. Cuenta con más de 4.500 animales de 600 especies diferentes, una visita imprescindible. Especialmente si viajas con niños, será una apuesta segura para divertirlos durante unas horas.

Para no perderte detalle y gozar de algunas ventajas, una de las mejores cosas que puedes hacer es sacarte la “Basel Card”, una tarjeta con la que podrás disfrutar de grandes descuentos y atractivas ofertas. ¿Qué incluye? Una visita guiada a la ciudad, la entrada al zoo, descuentos en las entradas de muchos museos, viajes gratuitos en el transbordador y descuentos en varios restaurantes. ¡No lo dudes y sacatela! Puedes elegir si la quieres para 1,2 o 3 días.

La gastronomía basiliense es muy sofisticada y rica, al tener influencias de sus países vecinos como Francia y Alemania. Así mismo, su materia prima está muy marcada por las condiciones de sus tierras. Es decir, los verdes prados suizos suponen el hábitat ideal unas vacas muy sanas, cuya leche y propia carne suponen el sustento de la comida de Basilea. Desde los quesos más sabrosos hasta la carne vacuna más jugosa, sin olvidar el famosísimo chocolate con leche suizo.

Algunos de los platos más típicos de Basilea son la sopa de harina acompañada por pasteles de queso y cebolla; el suuri Lääberli, un guiso de carne de hígado; o las Massmogge, unos bombones de azúcar para endulzar la comida.   

 

Que comer en Basilea